Conclusiones y resoluciones del Consejo

Consejo de la UE

El Consejo de la UE negocia y adopta no solo actos jurídicos sino también documentos, como conclusiones, resoluciones y declaraciones, que no tienen efectos jurídicos. El Consejo utiliza estos documentos para expresar una posición política sobre un tema relacionado con los ámbitos de actuación de la UE. Estos tipos de documentos únicamente establecen compromisos o posiciones políticos y no están previstos en los tratados. Por tanto, no son jurídicamente vinculantes.

Otras instituciones de la UE disponen de vías similares para expresar su posición. Por ejemplo, la Comisión publica libros verdes para fomentar el debate sobre determinados temas a escala de la UE. Un libro verde invita a las organizaciones o personas pertinentes a debatir las propuestas de la Comisión que, posteriormente, pueden convertirse en actos jurídicos. El Parlamento también puede formular resoluciones y recomendaciones sobre cuestiones que figuren dentro de las competencias de la UE.

Conclusiones y resoluciones 

Las conclusiones del Consejo se adoptan tras un debate celebrado durante una de sus sesiones. Pueden contener una posición política sobre una cuestión particular. Conviene distinguir entre las conclusiones del Consejo y las conclusiones de la Presidencia. Las conclusiones del Consejo las emite el Consejo, mientras que las conclusiones de la Presidencia expresan únicamente la posición de la Presidencia y no comprometen al Consejo.

Las resoluciones del Consejo en general determinan los futuros trabajos en un ámbito de actuación específico. No tienen efectos jurídicos, pero pueden pedir a la Comisión que haga una propuesta o que adopte medidas. Si la resolución pertenece a un ámbito que no es competencia exclusiva de la UE adopta la forma de una «resolución del Consejo y de los representantes de los Gobiernos de los Estados miembros».

Principales tipos de conclusiones y resoluciones que adopta el Consejo 

Las conclusiones y resoluciones se utilizan con fines diferentes, como:

  • invitar a un Estado miembro o a otra institución de la UE a actuar sobre una cuestión específica. Estas conclusiones se adoptan frecuentemente en ámbitos en los que la UE tiene competencias para respaldar, coordinar y complementar, como por ejemplo, la sanidad o la cultura.

  • pedir a la Comisión que prepare una propuesta sobre una cuestión específica. Esta posibilidad se recoge en el artículo 241 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

  • coordinar la actuación de los Estados miembros. Estas conclusiones se utilizan en los casos en que el Consejo establece un objetivo político mediante un procedimiento de coordinación blando. En estos casos, las conclusiones o resoluciones se elaboran con el fin de establecer objetivos o evaluar progresos.

  • determinar, en el marco de la Política Exterior de Seguridad Común (PESC) de la UE, la posición de la UE respecto a un acontecimiento o un país en particular. Expresan una posición política o destacan un acontecimiento internacional en nombre de la UE.

  • establecer una posición coordinada entre la UE y sus Estados miembros en organizaciones internacionales. Por ejemplo, el Consejo puede formular conclusiones con vistas a la participación de la UE en foros internacionales.

  • formular comentarios y aportar posibles soluciones a problemas recogidos en los informes especiales del Tribunal de Cuentas

¿Cómo funciona este procedimiento? 

El Coreper

El Coreper prepara los trabajos de todas las formaciones del Consejo y está dividido en dos partes: el Coreper I y el Coreper II.

Antes de su adopción, las conclusiones pasan por tres niveles en el Consejo:

  • el grupo
  • el Comité de Representantes Permanentes (Coreper)
  • la formación del Consejo.
  1. Antes de elaborar un proyecto de texto de conclusiones, la Presidencia, en ocasiones, elabora un documento de reflexión para examinar la cuestión en el nivel del grupo. 
  2. Basándose en este debate, la Presidencia del Consejo, asistida por la Secretaría General del Consejo, elabora un proyecto de texto de conclusiones. La responsabilidad política del proyecto recae en la Presidencia.
  3. El grupo se reúne una serie de veces para examinar el documento. El debate final en el grupo tiene lugar alrededor de entre siete y catorce días antes de que las conclusiones pasen al Coreper para su estudio.
  4. El Coreper examina el documento unas dos semanas antes de la sesión del Consejo y trata de resolver los problemas pendientes.
  5. La formación del Consejo en cuestión adoptará entonces el texto. Las conclusiones del Consejo se adoptan por consenso entre todos los Estados miembros. Si los ministros no están de acuerdo con el texto, todavía pueden introducir modificaciones.
  6. En casos excepcionales, el Consejo puede no estar de acuerdo con las conclusiones. En estos casos, el texto se adopta en ocasiones como «conclusiones de la Presidencia», que no requieren el acuerdo de los Estados miembros.