Utilizamos cookies para brindarle la mejor navegación por nuestra sede electrónica. Para más información consulte el enlace cómo utilizamos las cookies y cómo cambiar los ajustes.

El Consejo en su formación de Justicia y Asuntos de Interior (JAI)

Consejo de la UE
El Consejo de Justicia y Asuntos de Interior elabora las políticas de cooperación y políticas comunes sobre diferentes cuestiones transfronterizas, con la finalidad de crear un espacio de justicia en toda la UE.

¿Cómo funciona el Consejo de Justicia y Asuntos de Interior?

El Consejo de Justicia y Asuntos de Interior (JAI) está formado por los ministros de Justicia y Asuntos de Interior de todos los Estados miembros de la UE. En general, los ministros de Justicia se encargan de la cooperación judicial en asuntos civiles y penales y de los derechos fundamentales, mientras los ministros de Interior se ocupan de la migración, la gestión de las fronteras y la cooperación policial, entre otras cuestiones. Pero no todos los Estados miembros de la UE tienen la misma división de funciones entre ministros. El Consejo JAI se encarga también de la protección civil.

El Consejo JAI se suele reunir cada 3 meses.

Tal como se acordó en los Tratados de la UE, Dinamarca, el Reino Unidos e Irlanda no participan plenamente en la aplicación de determinadas medidas relativas a la justicia y asuntos de interior o su participación está sujeta a determinadas condiciones.

En los ámbitos relacionados con el acervo de Schengen, los debates se producen bajo la forma de comité mixto. Este comité está compuesto por los Estados miembros más los cuatro Estados no miembros de la UE que son parte en el acuerdo de Schengen (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza). Cuando lo que se trata son medidas legislativas, tras su debate en el comité mixto se aprueban en el Consejo JAI, en el cual no votan ni el Reino Unido ni Irlanda.

Acerca de la política de justicia y asuntos de interior

El Consejo adopta legislación, en la mayoría de los casos junto con el Parlamento Europeo, destinada a garantizar los derechos fundamentales, y la libre circulación de personas a través del territorio de la UE y a ofrecer a los ciudadanos un alto grado de protección. Se ocupa de las políticas de asilo e inmigración, la cooperación judicial en materia civil y penal, la protección civil y la lucha contra la delincuencia grave y organizada y el terrorismo; también aborda cuestiones relacionadas con el espacio europeo sin fronteras denominado «de Schengen».

El Consejo se encarga asimismo de facilitar y reforzar la coordinación de la actuación de los Estados miembros en el ámbito de la seguridad interior. Lo hace ocupándose de la protección de las fronteras exteriores de la UE y procurando mejorar la cooperación policial y aduanera.