Procedimientos legislativos especiales

Consejo de la UE

Sinopsis

Legislador: El Consejo es, en la práctica, el único legislador. El Parlamento Europeo debe dar su aprobación a una propuesta legislativa o ser consultado al respecto.

Derecho de iniciativa legislativa: Comisión Europea

Tipos de procedimiento:

  • Aprobación: el Parlamento Europeo tiene la facultad de aceptar o rechazar una propuesta legislativa mediante votación por mayoría absoluta, pero no puede modificarla
  • Consulta: el Parlamento Europeo puede aprobar o rechazar la propuesta legislativa o proponer enmiendas a la misma

Base jurídica: Artículo 289.2 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Normas: Los Tratados no dan una descripción precisa de los procedimientos legislativos especiales. Las normas se definen, por consiguiente, en cada ocasión, basándose en los correspondientes artículos del Tratado.

De forma detallada

1. Aprobación

Mediante el procedimiento de aprobación el Consejo puede adoptar propuestas legislativas previa aprobación del Parlamento Europeo. El Parlamento tiene por consiguiente la facultad de aceptar o rechazar una propuesta legislativa mediante votación por mayoría absoluta, pero no puede modificarla. El Consejo no puede ignorar el dictamen del Parlamento Europeo.

Como procedimiento legislativo, la aprobación se aplica cuando se adopta nueva legislación en materia de lucha contra la discriminación y otorga también un derecho de veto al Parlamento cuando se aplica la base jurídica general subsidiaria en consonancia con el artículo 352 del Tratado de Funcionamiento de la UE.

Se requiere también la aprobación del Parlamento, como procedimiento no legislativo, cuando:

  • el Consejo adopta determinados acuerdos internacionales negociados por la UE
  • en casos de grave violación de los derechos fundamentales (artículo 7 del Tratado de la Unión Europea)
  • para la adhesión de nuevos Estados miembros de la UE
  • disposiciones para retirarse de la UE

2. Consulta

Con arreglo al procedimiento de consulta, el Consejo adopta una propuesta legislativa una vez que el Parlamento ha emitido su dictamen sobre ella.

En este procedimiento, el Parlamento puede aprobar, rechazar o proponer enmiendas a una propuesta legislativa. El Consejo no está jurídicamente obligado a tener en cuenta el dictamen del Parlamento pero, conforme a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, no debe tomar una decisión sin haberlo recibido.

El procedimiento es aplicable en diversos ámbitos, como las exenciones en el mercado interior o el derecho de competencia.

También se requiere la consulta al Parlamento como procedimiento no legislativo cuando se adoptan acuerdos internacionales en el marco de la política exterior y de seguridad común.