La Presidencia del Consejo de la UE

Consejo de la UE

Una Presidencia rotatoria

Asumen la Presidencia del Consejo, por turnos de seis meses, los distintos Estados miembros de la UE. Durante un semestre, el Estado de turno preside las sesiones en todos los niveles del Consejo para garantizar así la continuidad del trabajo de la UE en esa institución.

Los Estados miembros que ejercen la Presidencia colaboran estrechamente en grupos de tres, denominados «tríos». Este sistema fue instaurado por el Tratado de Lisboa en 2009. El trío fija los objetivos a largo plazo y elabora el programa común decidiendo los temas y principales asuntos que el Consejo deberá abordar durante un periodo de 18 meses. Con arreglo a este programa, cada uno de los tres países elabora su programa semestral con mayor detalle.

El trío actual está integrado por las presidencias de Estonia, Bulgaria y Austria.

Presidencia estonia del Consejo de la UE: 1 de julio a 31 de diciembre de 2017

Las prioridades de la Presidencia de Estonia se basan en la Agenda Estratégica del Consejo Europeo y en los objetivos comunes formulados por los Estados miembros y las instituciones de la UE en la Declaración de Roma con ocasión del 60.º aniversario de los Tratados de Roma. La Presidencia estonia se centrará en la preservación de los valores comunes de prosperidad, seguridad, paz y estabilidad en Europa. Procurará mantener la unidad de Europa mediante decisiones prácticas.

Durante los próximos seis meses, la Presidencia se centrará en cuatro ámbitos clave: una economía europea innovadora y abierta, una Europa segura y protegida, una Europa digital con libre circulación de datos y una Europa integradora y sostenible.

Siga a la Presidencia en:

Presidencias del Consejo hasta 2020

Estonia: julio a diciembre de 2017
Bulgaria: enero a junio de 2018
Austria: julio a diciembre de 2018
Rumanía: enero a junio de 2019
Finlandia: julio a diciembre de 2019
Croacia: enero a junio de 2020
Alemania: julio a diciembre de 2020

Cometidos de la Presidencia

La Presidencia se encarga de impulsar los trabajos del Consejo referentes a la legislación de la UE, garantizando la continuidad del programa de la UE, el orden de los procesos legislativos y la cooperación entre los Estados miembros. Para ello, la Presidencia tiene que actuar como intermediario fiel y neutral.

La Presidencia tiene dos cometidos principales:

1. Planificar y presidir las sesiones del Consejo y las reuniones de sus órganos preparatorios

La Presidencia preside las sesiones de las diferentes formaciones del Consejo (a excepción del Consejo de Asuntos Exteriores) y las reuniones de los órganos preparatorios del Consejo, entre los que se cuentan comités permanentes, como el Comité de Representantes Permanentes (Coreper), y grupos y comités encargados de temas específicos.

La Presidencia se ocupa de que los debates discurran adecuadamente y de que se apliquen correctamente el Reglamento interno y los métodos de trabajo.

Organiza también diversas sesiones formales e informales en Bruselas y en el país que ejerce la Presidencia rotatoria.

2. Representar al Consejo en las relaciones con otras instituciones de la UE

La Presidencia representa al Consejo en las relaciones con otras instituciones de la UE, en particular con la Comisión y el Parlamento Europeo. Su cometido es intentar llegar a acuerdos sobre expedientes legislativos mediante diálogos tripartitos, reuniones informales de negociación y reuniones del Comité de Conciliación.

La Presidencia trabaja en estrecha coordinación con:

  • el presidente del Consejo Europeo
  • la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

Apoya a ambos en su labor y en ocasiones puede estar llamada a desempeñar determinadas funciones en nombre de la alta representante, como representar al Consejo de Asuntos Exteriores ante el Parlamento Europeo o presidir el Consejo de Asuntos Exteriores cuando este trate cuestiones de la política comercial común.