Unanimidad

Consejo de la UE

El Consejo debe votar por unanimidad una serie de asuntos que los Estados miembros consideran sensibles. Por ejemplo:

  • la política exterior y de seguridad común (con excepción de determinados casos claramente definidos que exigen la mayoría cualificada, por ejemplo los nombramientos de representantes especiales)
  • la ciudadanía (concesión de nuevos derechos a los ciudadanos de la UE)
  • la adhesión a la UE
  • la armonización de las legislaciones nacionales sobre fiscalidad indirecta
  • las finanzas de la UE (recursos propios, marco financiero plurianual)
  • determinadas disposiciones en el ámbito de la justicia y los asuntos de interior (fiscal europeo, Derecho de familia, cooperación policial operativa, etc.)
  • la armonización de las legislaciones nacionales en el ámbito de la seguridad social y de la protección social.

Además, el Consejo debe votar por unanimidad para apartarse de las propuestas de la Comisión cuando la Comisión no pueda aceptar las modificaciones de su propuesta. Esta norma no se aplica a los actos que deba adoptar el Consejo por recomendaciones de la Comisión, por ejemplo los actos en el ámbito de la coordinación económica.

En la votación por unanimidad, las abstenciones no impiden que se adopten las decisiones.