Consultas previas a la cumbre de Bratislava

En agosto y septiembre de 2016 el presidente Tusk consultó a todos los líderes de la UE antes de la reunión de Bratislava.

«No me cabe duda de que los tres retos principales son la migración irregular incontrolada, el terrorismo y los temores que suscita la globalización», declaró el presidente Tusk antes de su reunión en Estocolmo con el presidente del Gobierno sueco, Stefan Löfven. «Mi empeño es que en Bratislava podamos acordar las prioridades esenciales y lo que sea necesario hacer al respecto en los próximos meses».

En su carta de invitación previa a la reunión, el presidente Tusk destacó que la cumbre de Bratislava debía proporcionar también una hoja de ruta para otros empeños igualmente importantes, como el desarrollo económico y social, el empleo y las oportunidades para los jóvenes, el mercado único, la agenda digital y la inversión.

«Las claves de un adecuado equilibrio entre las prioridades de los Estados miembros y las de la Unión residen en las capitales nacionales», escribió Tusk. Y agregó: «Las instituciones deben respaldar las prioridades acordadas entre los Estados miembros, y no imponer las suyas».

El 8 de septiembre, el presidente Tusk también viajó a Londres para intercambiar pareceres con la primera ministra del Reino Unido, Theresa May.

«He comentado a la primera ministra May que estoy convencido de que lo mejor para todos es que iniciemos las negociaciones en breve con objeto de reducir y, en último término, disipar la incertidumbre», declaró después de la reunión.