Fijación de las prioridades políticas de la UE

Consejo Europeo

El Consejo Europeo es una de las siete instituciones de la UE. Sin embargo, no es uno de los órganos legisladores de la UE, por lo que ni negocia ni adopta la legislación de la UE. Su cometido principal consiste más bien en determinar la dirección política general y las prioridades de la UE, fundamentalmente mediante la fijación de las prioridades de la UE. 

Tradicionalmente, lleva a cabo tal cometido mediante la adopción de Conclusiones en el curso de cada sesión del Consejo Europeo. Estas Conclusiones definen asuntos específicos de interés para la UE y exponen actuaciones concretas que se han de emprender u objetivos que se han de alcanzar. Las Conclusiones del Consejo Europeo pueden asimismo fijar una fecha límite para alcanzar un acuerdo sobre un punto específico o para la presentación de una propuesta legislativa. De este modo, el Consejo Europeo está en condiciones de influir y fijar orientaciones sobre las prioridades en la actuación de la UE.

Más recientemente, el Consejo Europeo ha adoptado una «agenda estratégica» de ámbitos prioritarios que merecerán una actuación y una atención de la UE a más largo plazo.

Una agenda estratégica para la UE

En la sesión celebrada en Bruselas del 27 de junio de 2014, el Consejo Europeo convino en cinco ámbitos prioritarios para orientar los trabajos de la UE durante los próximos cinco años. Dichas prioridades figuran en el documento titulado «Agenda estratégica para la Unión en tiempos de cambio». La agenda estratégica se utilizará para planificar el trabajo del Consejo Europeo y también constituirá la base de los programas de trabajo de otras instituciones de la UE. 

1. Empleo, crecimiento y competitividad

El Consejo Europeo manifiesta la necesidad de fomentar el crecimiento, aumentar las inversiones, crear más empleo y de mejor calidad, y anima a emprender reformas para aumentar la competitividad. Las acciones específicas incluyen:

  • la realización del mercado único digital en 2015
  • la mejora en el acceso de las pymes a la financiación y la inversión
  • una mejor inversión en infraestructuras
  • la conclusión de las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) en 2015 a más tardar
  • la mejora de la gobernanza de la zona del euro y la coordinación de la política económica

2. Dar mayor protagonismo político y protección a los ciudadanos

El Consejo Europeo subraya prioridades que activarían oportunidades en provecho de los ciudadanos de la UE y aborda cuestiones como la pobreza y la exclusión social. Las acciones específicas incluyen:

  • la prosecución de la lucha contra el desempleo juvenil
  • La actuación para atajar la evasión y el fraude fiscales

3. Políticas energéticas y relativas al cambio climático

El Consejo Europeo subraya la necesidad de reducir la dependencia de las importaciones de combustible y gas y de garantizar el abastecimiento de una energía asequible, segura y sostenible en la UE. Entre las prioridades principales se incluye:

  • la realización del mercado de la energía en la UE
  • la diversificación de los suministros y rutas de abastecimiento de energía de la UE y desarrollo de infraestructuras energéticas
  • la fijación de unos objetivos ambiciosos en materia de cambio climático para 2030, siguiendo a la cabeza de la lucha contra el cambio climático 

4. Libertad, seguridad y justicia

El Consejo Europeo subraya la importancia de una adecuada cooperación en la UE respecto a cuestiones de seguridad como el terrorismo y la gestión de los flujos migratorios. Entre las prioridades específicas fijadas por el Consejo Europeo figuran:

  • la mejor gestión de todos los aspectos relacionados con la migración, incluida la migración irregular, el asilo y la gestión de fronteras
  • la prevención y lucha contra la delincuencia organizada, la corrupción y el terrorismo
  • la mejora de la cooperación judicial entre los países de la UE

5. La Unión como actor de primer nivel en la escena mundial

El Consejo Europeo hace un llamamiento a la UE para que garantice su decidido compromiso con los asuntos mundiales, subrayando en especial las siguientes prioridades al respecto:

  • garantizar la coherencia entre los objetivos de los Estados miembros y los de la política exterior de la UE
  • fomentar la estabilidad, la prosperidad y la democracia en los países más cercanos a la UE
  • hacer partícipes a los socios mundiales en una amplia gama de cuestiones como el comercio, la ciberseguridad, los derechos humanos y la gestión de crisis
  • reforzar la política común de seguridad y defensa de la Unión Europea

Orientaciones generales

Semestre Europeo

El Semestre Europeo es un ciclo de coordinación de las políticas económicas y presupuestarias dentro de la UE

Además de fijar las prioridades políticas por medio de la agenda estratégica y de sus Conclusiones, el Consejo Europeo desempeña un cometido formal en el proceso anual del denominado Semestre Europeo de la UE. Se trata de un ciclo anual de coordinación de la política económica y presupuestaria en la UE.

En su reunión anual de marzo, el Consejo Europeo valora tanto la situación económica en la UE como los avances logrados en la consecución de los objetivos de Europa 2020. A renglón seguido proporciona orientaciones sobre posibles reformas fiscales, económicas y estructurales. En su reunión del mes de junio, el Consejo Europeo refrenda las recomendaciones definitivas por países, en las que se establecen las prioridades para cada Estado miembro para los 12‑18 meses siguientes.

Orientaciones estratégicas en materia de Justicia y Asuntos de Interior

Estas orientaciones, aprobadas por el Consejo Europeo, definen las prioridades para los próximos años

De conformidad con el artículo 68 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), el Consejo Europeo se encarga de determinar orientaciones estratégicas en los ámbitos de la libertad, la seguridad y la justicia.

Tal cometido se puso en práctica por primera vez con motivo de las últimas orientaciones adoptadas en junio de 2014. Dichas orientaciones han desarrollado en consonancia con las prioridades de la agenda estratégica y abarcan aspectos tales como los controles de las fronteras, la política de migración y asilo y la cooperación policial y judicial.