Reunión informal de los jefes de Estado o de Gobierno de la UE, Malta, 3.2.2017

Consejo Europeo
  • Consejo Europeo
  • 3.2.2017
  • 0:00
  • Malta
  • Presidido por Donald Tusk
  • Directorio de fotos 

Información para los medios

Principales resultados

La cumbre informal de Malta, organizada por Joseph Muscat, primer ministro de Malta, y presidida por Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha constado de dos partes. Por la mañana los dirigentes han acordado medidas destinadas a contener la afluencia de migrantes irregulares que llegan a Italia procedentes de Libia. Por la tarde han tratado de los preparativos para el 60.º aniversario de los Tratados de Roma que se celebrará el próximo 25 de marzo de 2017.

Cooperación UE-Libia: contener la afluencia

Por la mañana, los veintiocho jefes de Estado o de Gobierno han tratado la dimensión exterior de la migración. Han adoptado la Declaración de Malta, que se centra en las medidas destinadas a contener la afluencia de migrantes que llegan a Italia procedentes de Libia.

En la Declaración han tomado nota de que en 2016 se detectaron en la ruta del Mediterráneo central más de 181 000 llegadas de migrantes irregulares, y de que el número de personas desaparecidas o muertas en el mar ha venido alcanzando un nuevo récord cada año desde 2013.

De cara a la llegada de la primavera, los dirigentes han decidido adoptar medidas adicionales con objeto de reducir de manera significativa los flujos migratorios, desarticular el modelo de negocio de los traficantes y salvar vidas. En particular, los dirigentes han acordado reforzar la cooperación con las autoridades libias.

«Los esfuerzos de estabilización de Libia son ahora más importantes que nunca, y la UE hará todo cuanto sea posible para contribuir a la realización de este objetivo. En Libia, el desarrollo de capacidades es fundamental para que las autoridades adquieran el control sobre las fronteras terrestres y marítimas y para combatir las actividades de tránsito y contrabando.»

Declaración de Malta

Los dirigentes de la UE han confirmado su apoyo al Consejo de la Presidencia y al gobierno de concertación nacional respaldado por las Naciones Unidas. Han declarado asimismo estar dispuestos a cooperar con las comunidades regionales y locales de Libia y con las organizaciones internacionales activas en el país.

Entre las prioridades cabe señalar:

  • formar, equipar y apoyar a la guardia costera nacional libia, así como a otros organismos pertinentes
  • llevar a cabo mayores esfuerzos para desarticular el modelo de negocio de los traficantes mediante una mayor actuación operativa que implique a Libia y a los socios internacionales pertinentes
  • mejorar la situación socioeconómica de las comunidades locales en Libia, especialmente en las zonas costeras y en las fronteras terrestres libias situadas en las rutas migratorias
  • procurar garantizar capacidades de acogida y condiciones adecuadas en Libia para los migrantes, junto con el ACNUR y la OIM
  • apoyar a la OIM a la hora de aumentar las actividades de retorno voluntario
  • mejorar las campañas de información dirigidas a los migrantes.

Los dirigentes también han hecho hincapié en la necesidad de contribuir a reducir la presión sobre las fronteras terrestres de Libia, mediante el refuerzo de su capacidad de gestión de las fronteras y la colaboración con países vecinos.

«Hemos acogido con satisfacción el Memorando de Acuerdo firmado ayer por los presidentes de Gobierno de Italia y Libia, como otro importante signo alentador de que la situación está a punto de mejorar», ha declarado el presidente Donald Tusk en la rueda de prensa posterior a la sesión de trabajo sobre migración. «La Unión Europea y nuestra actuación apoyarán a Italia y Libia. Es nuestra responsabilidad compartida.»

Los dirigentes también han acogido con agrado la intención de la Presidencia maltesa de presentar al Consejo un plan de aplicación específico a la mayor brevedad, de proseguir los trabajos y de garantizar una estrecha supervisión de los resultados. El Consejo Europeo deberá examinar en sus reuniones de marzo y junio de 2017 los progresos alcanzados respecto al planteamiento general basándose para ello en un informe de la Presidencia maltesa.

Con anterioridad a la cumbre, el presidente Tusk se reunió con Fayez al-Sarraj, primer ministro de Libia. Ambos examinaron las posibilidades de mejorar la cooperación entre la UE y Libia.

Preparativos para el 60.º aniversario de los Tratados de Roma

En la sesión de la tarde los veintisiete dirigentes han tenido ocasión de preparar el 60.º aniversario de los Tratados de Roma, que tendrá lugar el próximo 25 de marzo de 2017.

El debate sobre la reflexión política acerca del futuro de la UE con veintisiete Estados miembros, que se inició inmediatamente después de que el Reino Unido votara a favor de abandonar la Unión Europea el 23 de junio de 2016, prosiguió en Bratislava el 16 de septiembre de 2016.

«Debate constructivo en la cumbre de Malta sobre el futuro de la UE-27, importancia de seguir unidos y preparación de la cumbre de Roma.»

Presidente Donald Tusk en Twitter después de la reunión

En la carta sobre el futuro de Europa dirigida a los veintisiete jefes de Estado o de Gobierno el 31 de enero de 2017, el presidente Donald Tusk destacó tres amenazas principales que ponen en peligro la estabilidad de Europa. Entre ellas cabe citar:

  • la nueva situación geopolítica: la creciente determinación de China, la agresiva política de Rusia con respecto a Ucrania y sus vecinos, las guerras, el terror y la anarquía reinantes en Oriente Próximo y África (con un papel importante del Islam radical) y las preocupantes declaraciones del nuevo gobierno estadounidense hacen que nuestro futuro sea sumamente imprevisible
  • la situación interna, caracterizada por el aumento de un sentimiento nacionalista y cada vez más xenófobo dentro de la propia UE
  • la actitud de las élites proeuropeas, caracterizada por una menor confianza en la integración política, la sumisión a argumentos populistas y las dudas acerca de los valores fundamentales de la democracia liberal.

En la carta, el presidente Donald Tusk pide a los dirigentes que permanezcan unidos.

«Debe quedar meridianamente claro que la desintegración de la Unión Europea no llevará al restablecimiento de una mítica soberanía plena de sus Estados miembros, sino a la dependencia real y fáctica de las grandes superpotencias: los Estados Unidos, Rusia y China. Solo juntos podremos ser completamente independientes».

Última actualización 14.2.2017