Cumbre de Bruselas del G7, Bruselas , 4-5.6.2014

Consejo Europeo
  • Consejo Europeo
  • 4-5.6.2014
  • 0:00
  • Bruselas

Los dirigentes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, el presidente del Consejo Europeo y el presidente de la Comisión Europea (dirigentes del G7) se reunieron en Bruselas los días 4 y 5 de junio de 2014 en la composición del G7.

Ucrania y otros asuntos de política internacional

Durante la cena de la noche del miércoles, los dirigentes del G7 hablaron principalmente sobre Ucrania, sus relaciones con Rusia y su respuesta a la crisis. El presidente Van Rompuy declaró: «Desde el principio de la crisis en Ucrania, los miembros del G7 y la Unión Europea han permanecido unidos en su respuesta. Ante los actos de agresión hemos reaccionado con medidas no sólo políticas, sino también económicas, como las sanciones».

Trataron también de un plan positivo con vistas a la distensión con Rusia y a la estabilización de Ucrania. Se congratularon de la elección de Petro Poroshenko como presidente y reiteraron su apoyo a las reformas económicas y políticas de Ucrania. Esperan que Rusia coopere con el presidente de Ucrania recién elegido y con vistas a buscar una verdadera solución política. De ser necesario, están dispuestos a intensificar las sanciones a Rusia.

Además, denunciaron el simulacro de elecciones presidenciales del 3 de junio en Siria y trataron la situación del Mar de China Oriental y Meridional, Irán, Libia, Mali y la República Centroafricana, así como otros temas de política internacional.

Los dirigentes del G7 adoptaron también una declaración sobre no proliferación y desarme para 2014:

Economía mundial, energía y cambio climático, retos relacionados con el desarrollo

La mañana del segundo día, los dirigentes del G7 hablaron primero del crecimiento mundial y de cómo abordar el alto nivel de desempleo. Trataron también asuntos comerciales, como las negociaciones en curso, activas y ambiciosas, entre los miembros del G7.

La segunda sesión de trabajo versó sobre el cambio climático y la seguridad energética, con atención especial a la diversificación de las rutas y fuentes de energía. La cumbre secundó los principios y acciones de la iniciativa energética del G7 de Roma, que garantizará que ciudadanos y empresas se beneficien de una energía más limpia, segura y garantizada que en el pasado. El tema se puso también en relación con el cambio climático.

El presidente Barroso declaró: «La seguridad del suministro será tanto mejor cuanto menos dependamos de combustibles fósiles que proceden a veces de zonas problemáticas del mundo y cuanto más nos basemos en energías renovables o de producción propia».

Los dirigentes reiteraron su compromiso de limitar los efectos del calentamiento de la Tierra y manifestaron su firme compromiso con la adopción de un acuerdo a escala mundial sobre el clima en 2015.

Por último, durante el almuerzo del jueves, se trataron temas relacionados con el desarrollo y la instauración para después de 2015 de un marco internacional.

La cumbre les dio también a los dirigentes ocasión de tratar algunas cuestiones bilaterales y de celebrar sus propias sesiones informativas nacionales.

La Unión Europea es miembro pleno del G7/G8 (y del G20) y está representada conjuntamente por el presidente del Consejo Europeo y el presidente de la Comisión Europea.

Ha sido ésta la primera vez que la UE acogía una cumbre G7/8 y la primera vez que la cumbre se celebraba en Bruselas en la sede del Consejo de la Unión Europea, el edificio Justus Lipsius.

Antecedentes

Hace ya más de quince años que tuvo lugar la primera cumbre periódica del G7 y es la primera vez que se celebra en Bruselas, con la Unión Europea de anfitriona.

Estaba previsto en un principio celebrar una cumbre del G8 en Sochi (Rusia) a principios de junio, bajo Presidencia rusa. Ante la violación por la Federación Rusa de la soberanía e integridad territorial de Ucrania, los dirigentes del G7 decidieron, en su sesión de La Haya (Países Bajos) el 24 de marzo de 2014, reunirse en Bruselas los días 4 y 5 de junio en configuración del G7.

La UE, miembro del G7/G8

En 1977, los representantes de la, a la sazón, Comunidad Europea participaron por primera vez en la Cumbre de Londres. La primera cumbre del G7 se había celebrado en Rambouillet (Francia) dos años antes, en 1975. Originalmente, el papel de la UE se limitaba a aquellos ámbitos en los cuales disponía de competencias exclusivas, pero el papel de la UE ha crecido con el tiempo. La Comisión Europea fue poco a poco incorporada a todos los debates del orden del día de la cumbre y así ha venido participando en todas las sesiones de trabajo a partir de la Cumbre de Ottawa (1981). El presidente de la Comisión Barroso, que asistió a un G8 por primera vez en Gleneagles en 2005, ha participado ahora por décima vez. El presidente del Consejo Van Rompuy ha venido asistiendo al G8/G7 desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa (2009).

La Comisión y el Consejo Europeo tienen todas las responsabilidades de miembro. El comunicado de la cumbre es políticamente vinculante para todos los miembros del G7.

La rotación de presidencias es la siguiente: Alemania en 2015, Japón en 2016, Italia en 2017, Canadá en 2018, Francia en 2019 y EE. UU. en 2020.

Última actualización 14.11.2014