Cumbre del G-7 en Taormina (Italia), 26-27.5.2017

Cumbre internacional
  • Cumbre internacional
  • 26-27.5.2017
  • 0:00

Los días 26 y 27 de mayo de 2017, Italia acogió la reunión de los dirigentes del G-7. La cumbre trató la política exterior, la economía mundial, la reducción de las desigualdades y la crisis migratoria.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, y Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, representaron a la UE en la cumbre.

Los dirigentes adoptaron el comunicado final, la hoja de ruta sobre igualdad de género y acordaron un plan de acción sobre innovación, capacidades y trabajo. Asimismo, adoptaron la Declaración de Taormina del G-7 sobre la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento.

Política exterior

En relación con la guerra de Siria, los dirigentes hicieron un llamamiento a que se ponga fin al conflicto mediante un proceso político integrador dirigido por los sirios bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Se comprometieron a redoblar sus esfuerzos por derrotar al terrorismo internacional en Siria, en particular al EI/EIIL/Daesh y a Al Qaeda.

El G-7 abordó la situación de Libia e instó a que se avance en la senda del diálogo político y la reconciliación nacional.

Los dirigentes condenaron además los ensayos nucleares y el lanzamiento de misiles balísticos de Corea del Norte e instaron a este país a abandonar todos los programas nucleares y de misiles balísticos de forma completa, verificable e irreversible.

Los dirigentes trataron asimismo la situación en Ucrania, y pidieron la plena aplicación de los acuerdos de Minsk. Recordaron que la duración de las sanciones vigentes está claramente vinculada a la plena aplicación por parte de Rusia de dichos acuerdos y a su respeto de la soberanía de Ucrania.

Economía mundial

El principal objetivo del G-7 es incrementar el crecimiento mundial para generar niveles de vida más elevados y empleos de calidad. Los dirigentes reafirmaron su compromiso de utilizar todas las herramientas de las políticas, incluidas la monetaria, la presupuestaria y la estructural, para lograr un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e integrador.

Reducción de las desigualdades

Los dirigentes reconocieron que las desigualdades minan la confianza y limitan el potencial de crecimiento futuro. Acordaron reforzar las capacidades y la resistencia de las economías y las comunidades para ajustarlas al ritmo del cambio, de modo que la economía mundial sea positiva para todos.

El G-7 recordó que la promoción de la igualdad de género es una contribución crucial al progreso hacia el desarrollo sostenible. Los dirigentes aprobaron la hoja de ruta del G-7 para un entorno económico con perspectiva de género con vistas al fomento de la emancipación económica de las mujeres y las niñas.

Comercio

Los dirigentes reiteraron su compromiso de mantener abiertos los mercados y luchar contra el proteccionismo, oponiéndose firmemente a todas las prácticas comerciales desleales. Se comprometieron a adoptar las políticas oportunas que propicien que todas las empresas y los ciudadanos puedan aprovechar al máximo la mayoría de las oportunidades que les brinda la economía mundial.

El G-7 instó a la eliminación de todas las prácticas que distorsionen el comercio con el fin de fomentar una verdadera igualdad de oportunidades. Los dirigentes subrayaron también la importancia del sistema comercial multilateral basado en normas, y se comprometieron a colaborar para mejorar el funcionamiento de la Organización Mundial del Comercio.

Migración

Los dirigentes hicieron un llamamiento a la coordinación de esfuerzos a nivel nacional e internacional para abordar el movimiento a gran escala de migrantes y refugiados. Acordaron establecer vínculos para ayudar a los países a crear las condiciones dentro de sus fronteras que den respuesta a los factores causantes de la migración.

Asimismo, reconocieron el derecho de los Estados a controlar sus fronteras y a establecer políticas en su interés nacional propio.

África

La seguridad, la estabilidad y el desarrollo sostenible de África constituyen grandes prioridades para el G-7, cuyos dirigentes se han propuesto reforzar la cooperación y el diálogo con los países africanos y las organizaciones regionales con el fin de desarrollar la capacidad de este continente para mejorar la prevención, la respuesta y la gestión de las crisis y los conflictos.

Innovación, capacidades y trabajo

Los dirigentes adoptaron un plan de acción del G-7 en materia de innovación, capacidades y trabajo, centrado en los ciudadanos. El plan de acción traza un conjunto de potenciales recomendaciones de políticas para incrementar la competitividad e impulsar un crecimiento impulsado por la innovación en beneficio de todos.

Véase también:

Antecedentes

La cumbre del G-7 es un foro que desempeña un importante papel a la hora de conformar respuestas mundiales a retos mundiales, y complementa la coordinación económica mundial que lleva a cabo el G-20. Reúne a dirigentes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido, Estados Unidos y la UE.

Esta cumbre sucede a la cumbre del G-7 celebrada en Japón en 2016 y a la que excepcionalmente acogió la UE en Bruselas en 2014.

Los dirigentes vienen reuniéndose en configuración de G-7 desde 2014, a raíz de la violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania por la Federación de Rusia.

La UE, miembro del G-7

En 1977, los representantes de la entonces Comunidad Europea participaron por primera vez en la cumbre de Londres. Originalmente, el cometido de la UE se limitaba a aquellos ámbitos en los cuales disponía de competencias exclusivas, pero este cometido ha ido aumentando con el tiempo. Gradualmente, se ha incorporado a la UE a todos los debates políticos del programa de la cumbre y, desde de la cumbre de Ottawa (1981), ha participado en todas las sesiones de trabajo de la cumbre.

La UE tiene todas las responsabilidades de la condición de miembro. El comunicado de la cumbre es políticamente vinculante para todos los miembros del G-7.

La rotación de presidencias es la siguiente: Japón en 2016, Italia en 2017, Canadá en 2018, Francia en 2019 y los EE. UU. en 2020.

Última actualización 29.5.2017