¿En qué consiste el paquete «aire puro»?

El paquete «aire puro» tiene por objeto reducir sustancialmente la contaminación atmosférica en toda la UE. La estrategia propuesta establece objetivos para reducir los efectos sobre la salud y el medio ambiente de la contaminación atmosférica hasta 2030 y contiene propuestas legislativas para aplicar normas más estrictas en materia de emisiones y contaminación atmosférica.

La Comisión publicó el 18 de diciembre de 2013 este paquete de medidas, formado por una comunicación sobre el Programa «Aire Puro» para Europa y tres propuestas legislativas en materia de emisiones y contaminación atmosférica. 

El paquete «aire puro» en datos

Se estima que para 2030, en comparación con la situación actual, las medidas incluidas en el paquete «aire puro»:

  • evitarán 58 000 muertes prematuras
  • salvarán 123 000 km2 de ecosistemas de la contaminación por nitrógeno
  • salvarán 56 000 km2 de zonas protegidas de la Red Natura 2000
  • salvarán 19 000 km2 de ecosistemas forestales de la acidificación.

¿Por qué es necesario este paquete legislativo?

La mala calidad del aire tiene consecuencias negativas en nuestra calidad de vida. Es la causa de muchos problemas de salud, como el asma o los trastornos cardiovasculares. Esto, a su vez, se traduce en jornadas de trabajo perdidas por enfermedad y en mayores costes para los servicios de asistencia sanitaria, especialmente en el caso de los niños y los ancianos.

Los problemas de salud relacionados con la mala calidad del aire son particularmente graves en zonas urbanas edificadas, donde la calidad del aire es generalmente peor. La mala calidad del aire es también la causa más frecuente de muerte prematura en la UE, y de hecho su impacto es superior al de los accidentes de tráfico. Además de los efectos nocivos para la salud humana, la mala calidad del aire también perjudica al ecosistema.

Aplicar el paquete «aire puro» daría lugar a una mejor calidad del aire para todos los ciudadanos de la UE y a unos costes inferiores en asistencia sanitaria para los gobiernos. Las propuestas también beneficiarían a la industria, ya que las medidas para reducir la contaminación impulsarían la innovación y reforzarían la competitividad de la UE en el ámbito de la tecnología ecológica.

En detalle

El paquete «aire puro» consta de varios elementos:

  • el Programa «Aire Puro» para Europa, una estrategia de la Comisión que esboza medidas para garantizar que se cumplen los objetivos vigentes y establece nuevos objetivos de calidad del aire para el periodo que va hasta 2030
  • la revisión de la Directiva sobre techos nacionales de emisión, con límites máximos de emisión estrictos para los seis principales contaminantes
  • una propuesta de Directiva para reducir la contaminación producida por las instalaciones de combustión medianas
  • la propuesta de aprobar a escala de la UE las normas internacionales modificadas sobre contaminación atmosférica transfronteriza a gran distancia (Protocolo de Gotemburgo).

El proceso de toma de decisiones en el Consejo

Normalmente, el Consejo decide junto con el Parlamento Europeo mediante el procedimiento legislativo ordinario también llamado «de codecisión». En algunos ámbitos específicos recurre al procedimiento de aprobación o al procedimiento de consulta– en los que el papel del Parlamento es limitado.

En el Consejo

La comunicación de la Comisión sobre el Programa «Aire Puro» se envió al Consejo el 20 de diciembre de 2013. La Comisión también presentó el programa al Consejo, junto con las propuestas legislativas que la acompañan, en la sesión del Consejo de Medio Ambiente del 3 de marzo de 2014.

Dos elementos del paquete «aire puro» están comprendidos en el ámbito de aplicación del procedimiento legislativo ordinario: la propuesta de modificar los techos nacionales de emisión y la propuesta sobre las instalaciones de combustión medianas. Por lo tanto, el Consejo colegisla junto con el Parlamento Europeo sobre estas dos propuestas legislativas.

El Consejo ha adoptado recientemente, en diciembre de 2015, la Directiva sobre las instalaciones de combustión medianas. Se ha alcanzado una orientación general en relación con la Directiva sobre los techos nacionales de emisión (Directiva TNE) y se espera la decisión del Parlamento al respecto.

La propuesta sobre el Protocolo de Gotemburgo requiere una Decisión del Consejo. Por consiguiente, el Parlamento Europeo debe dar su aprobación una vez que el Consejo muestre su voluntad de adoptar la propuesta legislativa.