Utilizamos cookies para brindarle la mejor navegación por nuestra sede electrónica. Para más información consulte el enlace cómo utilizamos las cookies y cómo cambiar los ajustes.

El terrorismo no es un fenómeno nuevo en Europa. Plantea una amenaza para nuestra seguridad, para los valores de nuestras sociedades democráticas y para los derechos y libertades de los ciudadanos europeos. Entre 2009 y 2013 se produjo en los Estados miembros de la UE un total de 1 010 atentados fallidos, frustrados o consumados, en los cuales murieron 38 personas. Además, un cierto número de ciudadanos europeos ha sido secuestrado o asesinado por grupos terroristas en todo el mundo. Es probable que el fenómeno de los combatientes de Europa que viajan a distintos lugares para unirse a la yihad y la amenaza que pueden suponer para la seguridad dentro de la UE a su regreso persista durante los próximos años.

Dado que estas amenazas no conocen fronteras, deben ser afrontadas tanto a escala nacional como internacional.

Estrategia de la UE

La Estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo tiene por objeto combatir el terrorismo en todo el mundo, respetando al mismo tiempo los derechos humanos, y crear una Europa más segura que permita a sus ciudadanos vivir en un espacio de libertad, seguridad y justicia.

Los Estados miembros de la Unión Europea están comprometidos a luchar juntos contra el terrorismo y a proporcionar a sus ciudadanos la mejor protección posible. Con este fin, el Consejo aprobó en 2005 la Estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo. 

La estrategia se centra en cuatro pilares fundamentales: prevenir, proteger, perseguir y responder. En todos estos pilares, la estrategia reconoce la importancia de la cooperación con terceros países e instituciones internacionales.

Prevenir

Una de las prioridades de la UE en el ámbito de la lucha contra el terrorismo es identificar y combatir los factores que contribuyen a la radicalización y los procesos por los cuales se captan personas para cometer actos terroristas. Con este fin, el Consejo aprobó la Estrategia de la UE para luchar contra la radicalización y la captación de terroristas. A la luz de la evolución de las tendencias, como los fenómenos de los terroristas solitarios o los combatientes extranjeros, o el creciente potencial de las redes sociales para la movilización y la comunicación, el Consejo aprobó una revisión de esta estrategia en junio de 2014.

En diciembre de 2014, los ministros de Justicia y Asuntos de Interior adoptaron una serie de orientaciones respecto de la Estrategia revisada de la UE para luchar contra la radicalización y la captación de terroristas. Estas orientaciones establecen una serie de medidas que han de aplicar la UE y los Estados miembros.

Proteger

La segunda prioridad de la Estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo es la protección de los ciudadanos y las infraestructuras, así como la reducción de la vulnerabilidad a los atentados. Esto incluye la protección de las fronteras exteriores, la mejora de la seguridad de los transportes, la protección de los objetivos estratégicos y la reducción de la vulnerabilidad de las infraestructuras clave. En este ámbito, la UE está trabajando actualmente en una legislación para regular el uso de los datos del registro de nombres de los pasajeros (PNR) con fines coercitivos.

Perseguir

La UE está trabajando para reducir la capacidad de planificación y organización de los terroristas y para ponerlos a disposición de la justicia. Con objeto de lograr estos objetivos, la UE se ha centrado en reforzar las capacidades nacionales, mejorar la cooperación práctica y el intercambio de información entre autoridades policiales y judiciales (en particular a través de Europol y Eurojust), luchar contra la financiación del terrorismo y privar a los terroristas de los medios de los que se sirven para organizar atentados y comunicarse.

En mayo de 2015, el Consejo y el Parlamento Europeo adoptaron nuevas normas destinadas a prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Responder

El cuarto objetivo de la Estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo es prepararse con espíritu solidario, a gestionar y minimizar las consecuencias de un atentado terrorista. Para ello se debe mejorar la capacidad de gestionar las consecuencias, la coordinación de la respuesta y las necesidades de las víctimas. Las prioridades en este ámbito incluyen el desarrollo del Dispositivo Integrado de Respuesta Política de la UE a las Crisis, la revisión del mecanismo de protección civil, el desarrollo de evaluaciones de riesgos o la puesta en común de buenas prácticas en la asistencia a las víctimas del terrorismo.

Entre las prioridades de los últimos años cabe citar las siguientes:

  • la definición de las modalidades para la aplicación de la cláusula de solidaridad por la UE, mediante una Decisión del Consejo adoptada en junio de 2014
  • la revisión del Dispositivo de coordinación en caso de crisis en la UE, sustituido por el Dispositivo Integrado de Respuesta Política de la UE a las Crisis (DIRPC) en junio de 2013
  • la revisión de la legislación de la UE en materia de protección civil a finales de 2013.

Cooperación con socios internacionales

La seguridad de la Unión Europea está estrechamente vinculada a la evolución de los acontecimientos en otros países, particularmente en los Estados vecinos, por lo que la estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo debe concebirse a escala mundial.

En las Orientaciones estratégicas en materia de Justicia y Asuntos de Interior, adoptadas en junio de 2014, el Consejo Europeo instó a llevar a cabo una política antiterrorista eficaz que integre los aspectos internos y externos. El 12 de febrero de 2015, los jefes de Estado o de Gobierno de la UE destacaron la importancia de que la UE colaborase más con terceros países en cuestiones de seguridad y en la lucha contra el terrorismo.

La lucha contra el terrorismo está presente de muchas maneras en las relaciones entre la UE y terceros países, desde los diálogos políticos de alto nivel hasta la adopción de cláusulas y acuerdos de cooperación, pasando por proyectos específicos de desarrollo de capacidades y ayuda a países estratégicos. La UE coopera en la lucha contra el terrorismo con los países de los Balcanes Occidentales, el Sahel, el Norte de África, Oriente Próximo, el Cuerno de África y Norteamérica, así como de Asia.

La cooperación con los EE. UU. es un componente fundamental de la estrategia de la UE. En los últimos años, se han alcanzado acuerdos de cooperación en ámbitos como la financiación del terrorismo, los transportes y las fronteras, la asistencia judicial mutua o la extradición. Las autoridades de los EE. UU. colaboran ahora de forma cada vez más estrecha con Europol y Eurojust.

Otra parte importante de la dimensión exterior de la lucha antiterrorista radica en cooperar estrechamente con otras organizaciones internacionales y regionales para generar consensos internacionales y promover normas internacionales en la lucha contra el terrorismo. La Unión Europea colabora con organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y el Foro Mundial contra el Terrorismo, así como con organizaciones regionales como el Consejo de Europa, la OSCE, la Liga de los Estados Árabes y la Organización de Cooperación Islámica.

En el marco de su cooperación con las Naciones Unidas, y a raíz de una serie de resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la UE ha adoptado determinadas medidas restrictivas contra personas o entidades asociadas a la red Al Qaeda.