Protección y promoción de los derechos humanos

En el año 2000, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo proclamaron la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE. En dicho documento se establecen los derechos y libertades fundamentales reconocidos por la Unión Europea.

Al entrar en vigor el Tratado de Lisboa en 2009, los derechos, libertades y principios especificados en la Carta pasaron a ser jurídicamente vinculantes para la UE y para los Estados miembros cuando aplican la legislación de la UE. En el propio Tratado se insta además a la Unión Europea a adherirse al Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH).

El Tratado de Lisboa establece la obligación de:

  • respetar los derechos fundamentales en la Unión Europea
  • promover y afianzar los derechos humanos en la acción exterior de la UE

El Consejo se asegura de que se tengan en cuenta los derechos fundamentales en la elaboración de la legislación de la UE y en la actuación de la UE. También se ocupa de la promoción de los derechos humanos en sus relaciones con países terceros e instituciones internacionales, y al negociar acuerdos internacionales.

Los derechos humanos en la UE

La protección de los derechos fundamentales es una cuestión horizontal que afecta a todos los ámbitos de actuación de la UE. Esto significa que todos los órganos del Consejo tienen que tenerlos presentes en su trabajo, independientemente de su nivel o de los temas que traten.

Además, existe un órgano especializado, el Grupo «Derechos Fundamentales, Derechos de los Ciudadanos y Libre Circulación de Personas» (FREMP) que se ocupa de todas las cuestiones directamente relacionadas con los derechos humanos.

Entre los principales ámbitos de actuación del Consejo en materia de derechos fundamentales figuran:

  • la aplicación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE
  • la adhesión de la UE al Convenio Europeo de Derechos Humanos

Aplicación de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE

Reforma de la protección de datos

La protección de los datos personales es un derecho fundamental en virtud de la legislación de la UE. En abril de 2016, el Consejo y el Parlamento Europeo adoptaron un conjunto de medidas legislativas destinadas a reformar y modernizar la protección de los datos personales.

Cuando es necesario, la UE adopta legislación para garantizar la protección de los derechos definidos en la Carta. Esto comprende cuestiones como el derecho a un juicio justo y la protección de los datos personales.

Por otra parte, en 2011 el Consejo adoptó unas Conclusiones en las que definía su función a la hora de velar por la aplicación efectiva de la Carta de la UE. En dichas Conclusiones se señalaba que era necesaria la actuación del Consejo en varios ámbitos, en particular en relación con tres grandes cuestiones:

1. Informe anual de la Comisión sobre la aplicación de la Carta

Cada primavera, la Comisión presenta un informe anual sobre la aplicación de la Carta. La presentación de dicho informe da ocasión al Consejo para celebrar su propio debate anual sobre la Carta. Tras un cambio de impresiones, el Consejo adopta unas Conclusiones sobre el informe de la Comisión. En 2016, estas Conclusiones se centraron en cuestiones como el grado de conocimiento y cumplimiento de la Carta, el racismo y la xenofobia y la coherencia entre las políticas interiores y exteriores.

2. Cooperación con la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE

El Consejo mantiene una estrecha cooperación con la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE. En el marco de esta cooperación:

  • se adoptan las bases jurídicas y el marco plurianual de la Agencia
  • se garantiza una actuación consecutiva al informe anual de la Agencia y demás estudios e informes pertinentes para los trabajos del Consejo

En 2016, el seguimiento de este informe anual se incluyó como parte de las Conclusiones del Consejo sobre la aplicación de la Carta en 2015.

3. Los derechos fundamentales en el procedimiento legislativo

Todos los órganos preparatorios del Consejo tienen que garantizar que, en los textos sobre los que trabajan, se respetan los derechos fundamentales. Para facilitar esta labor, el Grupo FREMP ha elaborado, junto con el Servicio Jurídico del Consejo, una serie de directrices para verificar la compatibilidad de los textos con los derechos fundamentales. Estas directrices fueron actualizadas por última vez en 2014.

Adhesión de la UE al Convenio Europeo de Derechos Humanos

El Convenio Europeo de Derechos Humanos, adoptado en 1950, ha sido ratificado por los 47 países miembros del Consejo de Europa. Los 28 Estados miembros de la UE son Partes del Convenio.

Para garantizar que la UE y su legislación estén sometidas a la mismas normas que los Estados miembros, el Tratado de Lisboa impone la obligación de que la Unión Europea se adhiera al Convenio. Dicha adhesión completaría la protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos de la UE y reforzaría los valores fundamentales. También aumentaría la eficacia de la legislación de la UE y la coherencia de la protección de los derechos fundamentales en Europa.

El 18 de diciembre de 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió un dictamen negativo sobre la compatibilidad del proyecto de acuerdo de adhesión con los Tratados de la UE. Se está debatiendo una nueva solución que haga posible cumplir la obligación de adhesión y tener en cuenta todos los aspectos que señala el Tribunal en su dictamen.

Los derechos humanos fuera de la UE

En todas las relaciones que mantiene la UE con países terceros e instituciones internacionales, el respeto de los derechos humanos es un componente fundamental. Por ejemplo, todos los tratados y acuerdos firmados por la UE han de respetar los derechos humanos, tal como se definen en la Carta. Esto supone que todos los órganos del Consejo que se ocupan de asuntos exteriores tienen que incorporar los derechos humanos en sus trabajos.

Además, la promoción de los derechos humanos es también una prioridad en sí misma. El Plan de Acción de la UE para los Derechos Humanos y la Democracia, adoptado en julio de 2015 para el periodo 2015-2019, constituye la referencia orientativa de los trabajos de la UE en este ámbito.

En el Consejo, un órgano especializado, el Grupo «Derechos Humanos» (COHOM), se ocupa de los asuntos internacionales directamente relacionados con los derechos humanos.

Entre los aspectos principales de los trabajos del Consejo sobre los derechos humanos figuran:

  • el establecimiento de las prioridades de la UE en los foros de derechos humanos de las Naciones Unidas
  • la adopción de directrices temáticas que apoyen la acción exterior de la UE
  • el establecimiento de diálogos sobre derechos humanos con países terceros
  • la adopción de un informe anual sobre los derechos humanos y la democracia

Establecimiento de las prioridades de la UE en los foros de las Naciones Unidas

El Consejo acuerda también cuáles serán las prioridades de la UE en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El 17 de julio de 2017, el Consejo adoptó las prioridades de la UE de cara al 72.º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que incluyen varios puntos sobre los derechos humanos.

El Consejo es el responsable de definir las prioridades estratégicas de la Unión Europea en los foros de las Naciones Unidas sobre derechos humanos. A tal efecto, adopta todos los años unas Conclusiones en las que establece las líneas principales de actuación de la UE para los meses siguientes. Entre los puntos seleccionados para 2017 figuran los siguientes:

  • fomentar un entorno seguro y propicio para las ONG de derechos humanos y los defensores de los derechos humanos
  • garantizar que se preste toda la atención a la crítica situación humanitaria y de derechos humanos en Siria
  • poner de relieve las graves violaciones de los derechos humanos vinculadas al conflicto en el este de Ucrania
  • pronunciarse públicamente en contra de las ejecuciones y a favor de la abolición de la pena de muerte
  • mantenerse firme respecto de la prohibición terminante de la tortura en toda circunstancia
  • condenar las violaciones de los derechos humanos perpetradas por grupos terroristas contra las mujeres y los niños, en particular por Daesh y Boko Haram
  • promover la libertad de religión o creencias y los principios de igualdad y no discriminación
  • proteger los derechos de los solicitantes de asilo, los refugiados y los migrantes y de todas las personas desplazadas

Adopción de directrices temáticas

El Consejo también elabora y adopta directrices temáticas. Estas directrices respaldan la acción exterior de la UE y facilitan a los funcionarios de la UE información práctica sobre el modo de ayudar a promover determinados derechos.

Inicio de diálogos sobre derechos humanos

La Unión Europea, a través de su Servicio de Acción Exterior, mantiene diálogos regulares sobre derechos humanos con países terceros. Cada diálogo se lleva a cabo conforme a las directrices de la UE en materia de diálogo sobre derechos humanos, adoptadas por el Consejo en 2001 y actualizadas por última vez en 2008.

De acuerdo con estas directrices, cualquier decisión de iniciar un diálogo requiere en primer lugar una evaluación de la situación de los derechos humanos en el país de que se trate. Dicha evaluación es realizada por el Grupo «Derechos Humanos», en coordinación con los demás grupos pertinentes.

Tras definir los objetivos que han de alcanzarse y mantener una serie de conversaciones exploratorias con el país, el Consejo toma una decisión final sobre el inicio del diálogo, mediante la adopción de conclusiones.

Informes: derechos humanos y democracia

Todos los trabajos y logros de la UE en la promoción de los derechos humanos a través de su acción exterior se detallan en el informe sobre los derechos humanos y la democracia que el Consejo adopta cada año. El 20 de junio de 2016, el Consejo adoptó la parte temática del informe anual de la UE para 2015. El 20 de septiembre de 2016, el Consejo adoptó la parte relativa a las cuestiones nacionales y regionales del informe anual de la UE para 2015.