La UE está trabajando para aumentar la movilidad laboral equitativa en Europa eliminando obstáculos que la dificultan.

La UE apoya la movilidad ayudando a los solicitantes de empleo y a los empleadores de Europa a encontrarse, allí donde estén. También procura asegurarse de que los trabajadores móviles de la UE no sean engañados y de ayudar a coordinar la lucha contra el trabajo no declarado.

Movilidad laboral en la UE

  • Un total de 6,9 millones de ciudadanos de la UE viven y trabajan en otro país de la UE.
  • Hay más de 1,1 millones de trabajadores transfronterizos o fronterizos, es decir, nacionales de la UE que trabajan en un país de la UE distinto del de su residencia.

Ámbito de aplicación

1. Reforma de EURES, la red europea de servicios de empleo

La reforma tiene por objeto aumentar el número de empleos disponibles en el portal de Internet EURES y hacer que sean más fáciles de encontrar. También pretende mejorar la asistencia en la búsqueda de empleo y la contratación en toda Europa y garantizar el mayor grado de coincidencia entre las necesidades de los empleadores y los perfiles de los solicitantes de empleo.

Tras un acuerdo con el Parlamento Europeo, el Comité de Representantes Permanentes aprobó las nuevas normas el 2 de diciembre de 2015.

2. Creación de una plataforma europea contra el trabajo no declarado

Al unir a la Comisión y a las autoridades nacionales responsables de la lucha contra el trabajo no declarado, la nueva plataforma permite intercambiar información y buenas prácticas. Con el tiempo, la plataforma pasará a fomentar la formación de personal de distintos países y la realización de inspecciones transfronterizas conjuntas.

La decisión relativa a la creación de la plataforma se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea el 11 de marzo de 2016. La plataforma se puso en marcha oficialmente en mayo de 2016.

3. Mejor cumplimiento de las normas de la UE sobre desplazamiento de trabajadores

La Directiva para el cumplimiento de la legislación sobre el desplazamiento de trabajadores pretende impulsar los derechos de los trabajadores desplazados, facilitar la prestación transfronteriza de servicios y luchar contra el dumping social. Su objetivo es mejorar la aplicación de las normas vigentes sin cambiarlas.

La Directiva fue adoptada por el Consejo el 13 de mayo de 2014. Una vez adoptada, ha entrado en vigor. Los Estados miembros tienen hasta el 18 de junio de 2016 para incorporar la Directiva a sus legislaciones nacionales.