La creciente inestabilidad en la vecindad meridional de la UE ha aumentado el número de personas que intentan llegar a la Unión Europea. La Unión Europea y sus Estados miembros están redoblando sus esfuerzos por establecer una política europea de migración eficaz, humanitaria y segura.

El Consejo Europeo desempeña una importante función en esta labor, estableciendo las prioridades estratégicas. A partir de estas prioridades, el Consejo de la UE determina unas líneas de actuación y los mandatos para las negociaciones con países terceros. También adopta legislación y define programas específicos.

Durante los últimos meses, el Consejo y el Consejo Europeo se han esforzado por forjar una respuesta enérgica en varios ámbitos. La siguiente cronología de las presiones migratorias ofrece una visión general de los principales avances de los trabajos del Consejo y del Consejo Europeo para articular una respuesta de la UE a las presiones migratorias.

Mapa interactivo de la Cumbre de La Valeta sobre migración
Pulse en la imagen para entrar en el mapa interactivo (disponible solo en inglés y francés)

La Presidencia del Consejo ha activado además el Dispositivo Integrado de Respuesta Política a las Crisis (DIRPC) de la UE. Este mecanismo ofrece instrumentos para intensificar el apoyo a la respuesta del Consejo en caso de crisis, tanto en el nivel político como en el práctico, con la Comisión, el SEAE y los organismos competentes.

La política migratoria de la UE comprende los siguientes aspectos:

  • Colaborar con los países de origen y de tránsito
  • Reforzar las fronteras exteriores de la UE
  • Gestionar los flujos migratorios y poner freno a la actividad de los traficantes de migrantes
  • Reformar el Sistema Europeo Común de Asilo
  • Ofrecer vías legales de migración
  • Fomentar la integración de los nacionales de terceros países

Colaborar con los países de origen y de tránsito

El Enfoque Global de la Migración y la Movilidad (EGMM) constituye el marco general para las relaciones de la UE con terceros países. En virtud del EGMM se han puesto en marcha y se han celebrado varios diálogos en materia de migración y se han establecido marcos de cooperación con los países terceros correspondientes. En 2015, los dirigentes europeos acordaron el Plan de Acción de La Valeta para responder a la afluencia de migrantes hacia la UE, procedentes fundamentalmente de países africanos. En 2016, el Consejo Europeo aprobó el establecimiento de un nuevo Marco de Asociación en materia de Migración para profundizar la cooperación con los países de origen prioritarios. Ese mismo año, se adoptó la Declaración UE-Turquía para hacer frente al flujo de migración irregular hacia la UE a través de Turquía. Además, la UE está tomando medidas para hacer frente a las urgentes necesidades humanitarias de los refugiados sirios en Turquía, Jordania y el Líbano.

Reforzar las fronteras exteriores de la UE

Para que funcione correctamente la libre circulación en el interior de la UE es fundamental una gestión eficaz de las fronteras exteriores. En octubre de 2016 se puso en marcha la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, a raíz de una petición del Consejo Europeo de septiembre 2015 para que se reforzasen los controles en las fronteras exteriores. Se está negociando la adopción de controles reforzados en las fronteras exteriores, así como el refuerzo de los controles mediante el uso de nuevas tecnologías.

Conceptos fundamentales

Acuerdo de readmisión: establece normas para el retorno de residentes irregulares al país de origen o de tránsito.

Reubicación: traslado de una persona que ha presentado una solicitud de protección internacional desde el Estado miembro encargado de examinar su solicitud (en la actualidad Grecia o Italia) a otro Estado miembro de la UE.

Reasentamiento: traslado de personas desplazadas y con necesidad manifiesta de protección internacional que no son nacionales de la UE desde un tercer país a un Estado miembro de la UE.

Gestionar los flujos migratorios y poner freno a los traficantes de migrantes

Una de las prioridades fundamentales de la política migratoria de la UE es la prevención de la migración ilegal así como el retorno de los migrantes irregulares a sus países de origen. La Directiva sobre el retorno establece normas claras, transparentes y justas para el retorno de los nacionales de terceros países en situación irregular. Los acuerdos de readmisión de la UE son fundamentales para la aplicación de la política de retorno de la UE. La UE también ha establecido una serie de operaciones navales para asegurar las fronteras de la UE, salvar vidas de los migrantes en el mar y luchar contra las redes de trata y de tráfico de personas.

Reformar el Sistema Europeo Común de Asilo

La crisis migratoria ha puesto de relieve la necesidad de reformar el Sistema Europeo Común de Asilo (SECA). En virtud del marco existente, los solicitantes de asilo no son tratados de manera uniforme y la proporción de reconocimientos varía, lo que estimula los desplazamientos secundarios y el «asilo a la carta». El Consejo está estudiando siete propuestas legislativas presentadas por la Comisión Europea para reformar el SECA.

Ofrecer vías legales de migración

La UE está comprometida a facilitar vías seguras y legales de entrada en Europa para los que necesitan protección internacional. En julio de 2015, los Estados miembros acordaron reasentar a 22 504 personas. La Declaración UE-Turquía de marzo de 2016 estipula que, por cada sirio retornado a Turquía desde las islas griegas, se reasentará a otro sirio procedente de Turquía en la Unión Europea. La Comisión propuso el 13 de julio de 2016 un marco permanente de la UE en materia de reasentamiento para establecer procedimientos y criterios comunes. Además, el Consejo está estudiando una propuesta para mejorar la Directiva sobre la tarjeta azul para atraer talentos con un alto nivel de competencias, que la economía de la Unión Europea necesita.

Fomentar la integración de los nacionales de terceros países

Las medidas de reubicación y reasentamiento adoptadas en respuesta a la crisis de los refugiados y los migrantes han puesto de manifiesto la necesidad de respaldar a los Estados miembros con menos experiencia en materia de integración. En efecto, los nacionales de terceros países se enfrentan con frecuencia, en toda la UE, a obstáculos en lo que se refiere al empleo, la educación y la integración social. En sus Conclusiones de diciembre de 2016, el Consejo invitó a los Estados miembros a poner en común prácticas idóneas en materia de integración de nacionales de terceros países, a mejorar la supervisión y la evaluación de la integración y a abordar el reconocimiento de cualificaciones y competencias de los nacionales de terceros países.