Las medidas restrictivas o «sanciones» son un instrumento esencial de la política exterior y de seguridad común (PESC) de la UE. La UE las utiliza dentro de un planteamiento político integrado y global que comprende el diálogo político, acciones complementarias y el recurso a otros instrumentos disponibles.

Principales objetivos de la adopción de sanciones

  • proteger los valores, los intereses fundamentales y la seguridad de la UE
  • preservar la paz
  • consolidar y apoyar la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y los principios del Derecho internacional
  • prevenir conflictos y reforzar la seguridad internacional

Las sanciones pretenden producir un cambio en la política o la conducta de aquellos a los que van dirigidas, con vistas a fomentar los objetivos de la PESC. Pueden estar dirigidas a:

  • Gobiernos de países no pertenecientes a la UE, a causa de sus políticas
  • entidades (empresas) que ponen los medios para llevar a cabo las políticas objeto de las medidas
  • grupos u organizaciones, como los grupos terroristas
  • personas que apoyan las políticas objeto de las medidas, personas implicadas en actividades terroristas, etc.

Se conciben de modo que se minimicen las consecuencias adversas para quienes no sean responsables de las políticas o acciones que hayan provocado la adopción de las sanciones. Concretamente, la UE se esfuerza por reducir al mínimo los efectos en la población civil local y en las actividades legítimas del país de que se trate o que se realicen con él.

Todas las medidas restrictivas adoptadas por la UE cumplen plenamente las obligaciones derivadas del Derecho internacional, en particular las relativas a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Orientaciones sobre medidas restrictivas

En 2004, el Comité Político y de Seguridad acordó algunos principios básicos sobre:

  • el recurso a las sanciones
  • su aplicación
  • la forma de medir y controlar su impacto

Estos principios básicos se recogen en las «Orientaciones sobre la aplicación y evaluación de medidas restrictivas» adoptadas por primera vez en 2003 y revisadas y actualizadas en 2005, 2009 y 2012.