Orientaciones estratégicas en materia de Justicia y Asuntos de Interior

El Tratado de Lisboa establece que la Unión Europea debe constituir un espacio de libertad, seguridad y justicia, en el que se respeten plenamente los derechos fundamentales. Para alcanzar este objetivo, confía al Consejo Europeo la misión de definir las orientaciones estratégicas para la programación legislativa y operativa en este ámbito. Las orientaciones cubren aspectos como el control de las fronteras, la política migratoria y de asilo y la cooperación policial y judicial.

En junio de 2014, el Consejo Europeo definió las orientaciones estratégicas en materia de libertad, seguridad y justicia para los próximos años. Estas orientaciones están en consonancia con las prioridades establecidas en la Agenda Estratégica para la UE, que también se aprobó en junio. Se basan en los progresos realizados por el Programa de Estocolmo, el plan plurianual en materia de Justicia y Asuntos de Interior para el periodo 2010-2014.

En 2017 se realizará una revisión intermedia de estas orientaciones.

En detalle

Tras la adopción del Tratado de Lisboa, la UE se centró en desarrollar una legislación para crear un marco jurídico sólido en materia de Justicia y Asuntos de Interior. Con las orientaciones estratégicas aprobadas en junio de 2014, el énfasis se sitúa ahora en la aplicación y consolidación de los instrumentos jurídicos y las medidas políticas existentes. En este sentido, las orientaciones estratégicas subrayan la necesidad de:

  • aplicar de forma coherente y eficaz las medidas vigentes
  • intensificar la cooperación
  • reforzar el papel de las agencias de la UE
  • explorar el potencial de las nuevas tecnologías

El Consejo Europeo también ha manifestado la necesidad de mejorar el vínculo entre las políticas internas y externas de la UE. Ámbitos como la migración y el asilo, la lucha contra el terrorismo y la protección de datos personales, que tienen una dimensión mundial, deben afrontarse tanto dentro de la UE como en las relaciones con terceros países.

Además de estos aspectos generales, las orientaciones estratégicas especifican con más detalle las principales prioridades para los diferentes ámbitos de la justicia y los asuntos de interior.

1. Protección y promoción de los derechos fundamentales

La UE debe garantizar la protección y la promoción de los derechos fundamentales, tanto dentro como fuera de la UE. Entre estos derechos se concede una atención especial a la protección de datos. En este ámbito, uno de los objetivos establecidos por las orientaciones estratégicas es adoptar un marco general de protección de datos. Este nuevo marco entró en vigor en mayo de 2016.

2. Migración, asilo y fronteras

Los principales objetivos trazados en este ámbito son:

  • optimizar los beneficios que puede aportar a la UE la migración legal
  • dar protección a las personas que la necesiten
  • frenar la migración ilegal, evitando la pérdida de vidas de migrantes que tratan de llegar a Europa

Esto debe hacerse teniendo en cuenta los principios de solidaridad y reparto equitativo de la responsabilidad.

Migración legal

Para afrontar el reto que plantea el envejecimiento de la población, Europa debe seguir siendo un destino atractivo para el talento y maximizar las oportunidades que aporta la migración legal. Las orientaciones estratégicas apelan a un debate con la comunidad empresarial y otros agentes sociales, junto a la adopción de normas coherentes y eficaces y políticas activas de integración por parte de los Estados miembros.

Asilo

El compromiso de la UE en favor de la protección internacional requiere una política europea de asilo firme. Una de las principales prioridades definidas en las orientaciones estratégicas es la transposición y aplicación del Sistema Europeo Común de Asilo. En último término, este sistema permitirá a los solicitantes de asilo disponer de las mismas garantías procesales y la misma protección en todos los países de la UE.

El Consejo Europeo también ha instado a reforzar el papel de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), la agencia de la UE encargada de reforzar la cooperación y de dar apoyo a los Estados miembros en materia de asilo.

Migración ilegal

En lo que respecta a la cuestión de la migración ilegal, las orientaciones estratégicas instan a tomar medidas para afrontar las causas profundas de este fenómeno y frenar los flujos migratorios. En estos dos aspectos, la cooperación con los países de origen y de tránsito de los migrantes desempeña un papel fundamental. La cooperación en asuntos migratorios está definida en el Enfoque Global de la Migración y la Movilidad, el marco de la UE para el diálogo y la cooperación con países de origen no pertenecientes a la UE, países de tránsito y países de destino.

Los principales objetivos fijados por el Consejo Europeo en lo referido a la migración ilegal son:

  • reforzar y extender los programas regionales de protección
  • afrontar con contundencia el tráfico ilícito y la trata de seres humanos
  • establecer una política común de retorno eficaz

Fronteras y visados

La ausencia de controles en las fronteras interiores y el número creciente de viajeros que llegan a la UE exigen una gestión moderna y eficaz de las fronteras exteriores comunes de la UE. El Consejo Europeo insta a:

  • modernizar la gestión de las fronteras de manera rentable
  • reforzar la asistencia prestada por Frontex y el nuevo Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (Eurosur)
  • estudiar la posibilidad de crear un sistema europeo de guardias de fronteras
  • modernizar la política común de visados

3. Seguridad: lucha contra la delincuencia y el terrorismo

En la lucha contra el terrorismo y las formas graves de delincuencia y la delincuencia organizada, las orientaciones estratégicas instaron a:

  • la movilización de todos los instrumentos de cooperación judicial y policial
  • reforzar el papel de Europol y Eurojust

Estas medidas deberían verse apoyadas por:

  • una revisión de la estrategia de seguridad interior
  • el desarrollo de un planteamiento global sobre ciberseguridad y ciberdelincuencia
  • la prevención de la radicalización y el extremismo y una respuesta a la cuestión de los combatientes extranjeros

4. Cooperación judicial

El Consejo Europeo subraya la necesidad de un verdadero Espacio Europeo de Justicia, en el que se respeten los diferentes sistemas jurídicos y se refuerce la confianza mutua en los respectivos sistemas judiciales. Algunos de los principales ámbitos de actuación son:

  • promover la coherencia y la claridad de la legislación de la UE
  • simplificar el acceso a la justicia
  • reforzar los derechos de los acusados y la protección a las víctimas
  • mejorar el reconocimiento mutuo de las resoluciones y sentencias
  • impulsar las negociaciones relativas a la Fiscalía Europea
  • facilitar las actividades transfronterizas, la cooperación operativa y la formación

5. Libre circulación

El Consejo Europeo reitera la necesidad de proteger el derecho de los ciudadanos de la UE a la libre circulación y a residir y trabajar en otros Estados miembros, luchando al mismo tiempo contra posibles usos indebidos o solicitudes fraudulentas.