Observaciones del presidente Donald Tusk sobre el resultado de la Cumbre del Euro del 7 de julio de 2015 sobre Grecia

Cumbre del Euro
  • 7.7.2015
  • 23:15
  • Declaraciones y comentarios
  • 562/15
  • Zona del Euro
  • Economía y Finanzas
7.7.2015
Contactos con la prensa

Preben Aamann
Portavoz del presidente del Consejo Europeo
+32 22815150
+32 476850543

Voy a leer la declaración acordada esta noche por los dirigentes de la Cumbre del Euro:

1. Nos hemos reunido hoy para debatir la grave situación de Grecia. Hemos comprobado que las autoridades de la zona del euro están dispuestas a hacer todo lo que sea necesario para garantizar la estabilidad financiera de la zona del euro en su conjunto.

2. Tras el referéndum griego, el primer ministro griego Tsipras se ha comprometido a presentar una nueva solicitud para un programa en el marco establecido por el Tratado MEDE, que incluye unas condiciones estrictas de política económica.

3. Hemos acordado examinar con carácter urgente si es posible establecer una base para llegar a un acuerdo que respete los compromisos existentes y nuestras normas comunes.

4. El Gobierno griego, el jueves 9 de julio a más tardar, establecerá detalladamente sus propuestas para un programa de reformas completo y específico que será analizado por las tres instituciones para presentar su evaluación al Eurogrupo.

5. Los Jefes de Estado o de Gobierno se reunirán el domingo 12 de julio. 

***

Permítanme añadir algunas palabras desde mi propia perspectiva. Todos las partes en las negociaciones comparten la responsabilidad del actual status quo. Por ello, hoy, he pedido a todos los dirigentes que traten de llegar a un consenso, que constituirá nuestro éxito común, sin perdedores ni ganadores. Si no se consigue, significaría el final de las negociaciones con todas sus posibles consecuencias, incluida la peor de las hipótesis: perderemos todos. Nuestra incapacidad para llegar a un acuerdo podría dar lugar a la quiebra de Grecia y a la insolvencia de su sistema bancario. Y con seguridad, resultará muy doloroso para el pueblo griego. Pero no me cabe duda de que afectará a toda Europa, incluso desde el punto de vista geopolítico. Si alguien tiene la impresión de que no será así, peca de ingenuidad.

La cruda realidad es que solo nos quedan cinco días para llegar al acuerdo final. Hasta ahora, he evitado hablar de plazos. Pero esta noche debo decir alto y claro que el plazo final termina esta semana. Todos somos responsables de la crisis y todos tenemos la obligación de resolverla.