Conclusiones del Consejo sobre Siria

Consejo de la UE
  • 12.10.2015
  • 13:30
  • Comunicado de prensa
  • 721/15
  • Seguridad y Defensa
  • Asuntos Exteriores y Relaciones Internacionales
12.10.2015
Contactos con la prensa

Virginie Battu
Consejera de prensa
+32 22815316
+32 470182405

  1. El conflicto en Siria y el sufrimiento de la población siria no dan señales de disminuir. La magnitud de la tragedia, causante de la muerte de 250 000 hombres, mujeres y niños, el desplazamiento de 7 600 000 personas en el interior del país y la huida de más de cuatro millones a los países de su entorno y a otros países, es en estos momentos la mayor catástrofe humanitaria de todo el mundo, sin parangón en la historia reciente. Como donante más importante, la UE ha mostrado su voluntad y compromiso de hacer cuanto esté en su mano para paliar las consecuencias humanitarias. En la medida en que la crisis se intensifica, se necesita cada vez con mayor urgencia hallar una solución duradera que ponga fin a este conflicto. Solo un proceso político dirigido por Siria que lleve a una transición pacífica e integradora, fundamentada en los principios recogidos en el comunicado de Ginebra de 30 de junio de 2012, devolverá la estabilidad a Siria, hará posible la paz y la reconciliación y creará las condiciones necesarias para que los esfuerzos de la lucha antiterrorista resulten eficaces y se mantenga la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial del Estado sirio. No podrá haber una paz duradera en Siria bajo el actual liderazgo y mientras no se atiendan las legítimas reclamaciones y aspiraciones de todos los componentes de la sociedad siria.

  2. El objetivo de la UE es poner fin al conflicto y permitir que la población siria viva en paz en su propio país. La comunidad internacional ha de unirse en torno a dos vías complementarias e interrelacionadas: una política que busque poner fin a la guerra civil abordando todas las causas profundas del conflicto y entablando un proceso de transición política integrador que devuelva la paz al país, y otra de seguridad que se centre en la lucha contra la amenaza regional y mundial que representa Daesh.

  3. La UE reitera su total apoyo a los esfuerzos dirigidos por las Naciones Unidas, así como al trabajo del Enviado Especial de las Naciones Unidas, Staffan de Mistura, para construir esta vía política. La UE destaca la necesidad de acelerar los trabajos de toda la comunidad internacional por la vía política, en el marco del proceso dirigido por las Naciones Unidas. La UE contribuye ya activamente a las iniciativas de las Naciones Unidas e intensificará su labor diplomática en apoyo de los esfuerzos dirigidos por las Naciones Unidas, por ejemplo la propuesta del Enviado Especial de constituir grupos de trabajo intrasirios.

  4. Instamos a todas las partes sirias a mostrar un compromiso claro y concreto con el proceso dirigido por las Naciones Unidas y a participar activamente en los grupos de trabajo. La UE subraya la urgencia de que la oposición política moderada y los grupos armados asociados se unan en un planteamiento común a fin de ofrecer una alternativa al pueblo sirio. Estos esfuerzos deben ser integradores e implicar a las mujeres y a la sociedad civil. La UE mantendrá su apoyo a la oposición moderada, en particular a la Coalición Nacional de Fuerzas Revolucionarias y de Oposición de Siria, y recuerda que esta Coalición constituye un elemento vital en la lucha contra el extremismo y que ha de desempeñar un papel clave en la transición política.

  5. La UE seguirá poniendo todo su peso político, activa y eficazmente, al servicio de los esfuerzos internacionales dirigidos por las Naciones Unidas para hallar una solución política al conflicto, y hace un llamamiento a los socios regionales e internacionales a que hagan lo mismo. Instamos a todos aquellos que tengan influencia sobre las partes, inclusive sobre el régimen sirio, a que hagan uso de ella para alentar un papel constructivo en el proceso que lleve a una transición política y ponga fin al ciclo de violencia. La UE se comprometerá, por propia iniciativa, con agentes clave de la región como Arabia Saudí, Turquía, Irán, Irak y los socios internacionales en el marco de las Naciones Unidas a crear las condiciones para una transición pacífica e integradora. En este contexto, el Consejo recuerda su decisión de confiar a la AR/VP el estudio de las formas en que la UE pueda promover activamente una cooperación regional más constructiva.

  6. La protección de la población civil en Siria debe ser prioritaria para la comunidad internacional. La UE condena los excesivos, desproporcionados e indiscriminados ataques que el régimen sirio sigue lanzando contra su propio pueblo. Al régimen de Assad le corresponde la responsabilidad principal por lo que respecta a los 250 000 muertos del conflicto y a los millones de desplazados. La UE recuerda que el Derecho internacional humanitario es aplicable a todas las partes, y que tienen que respetarse plenamente los derechos humanos. Instamos a todas las partes a que detengan todas las formas de bombardeo indiscriminado contra zonas y estructuras civiles como hospitales y escuelas y, en particular, al régimen sirio, a que cese todos los bombardeos aéreos, así como la utilización de bombas de barril con arreglo a la Resolución 2139, y la utilización de armas químicas con arreglo a la Resolución 2209 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La toma sistemática de la población civil como blanco por parte del régimen ha provocado desplazamientos en masa y fomentado el reclutamiento de los grupos terroristas y su florecimiento en Siria, lo requiere una atención y una actuación urgentes.

    La UE redoblará sus esfuerzos para intensificar la aplicación de las Resoluciones 2139, 2165 y 2191 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con el fin de proporcionar ayuda a través de las fronteras y las líneas de frente para ayudar a aquellos ciudadanos sirios que más desesperadamente lo necesiten.

  7. La UE condena firmemente los ataques indiscriminados, las atrocidades, las matanzas, la violencia sexual que guarda relación con el conflicto, las violaciones de los derechos humanos y las graves violaciones del Derecho internacional humanitario cometidos por Daesh y otros grupos terroristas contra toda la población civil, entre otros contra los cristianos y otros grupos religiosos y étnicos. La UE apoya los esfuerzos e iniciativas desplegados a escala internacional para abordar estas cuestiones. La UE condena la destrucción deliberada del patrimonio arqueológico e histórico de Siria e Irak por parte de Daesh, que equivale a un crimen de guerra con arreglo al Derecho internacional.

  8. Los responsables de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Siria deben responder de sus actos. La UE expresa su más honda preocupación por las conclusiones de la Comisión de investigación internacional independiente sobre Siria. Las acusaciones de tortura y ejecuciones basadas en las pruebas presentadas en el informe Caesar constituyen también un motivo de seria preocupación. La UE reitera su llamamiento al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que remita la situación de Siria a la Corte Penal Internacional.

  9. La UE respalda los esfuerzos de la Coalición Mundial para luchar contra Daesh en Siria y en Irak. Habida cuenta de su política y de sus acciones, el régimen de Assad no puede ser un socio en la lucha contra Daesh. La actuación contra Daesh debe coordinarse estrechamente entre todos los socios, y debe centrarse claramente en Daesh, Yabat al Nusra y los demás grupos terroristas designados como tales por las Naciones Unidas.

  10. Los recientes ataques militares rusos que golpean no solo a Daesh, y a otros grupos terroristas designados por las Naciones Unidas, sino también a la oposición moderada, son motivo de profunda preocupación y tienen que cesar inmediatamente. Tienen que cesar también de inmediato las violaciones del espacio aéreo soberano de los países vecinos por parte de Rusia.

    Esta escalada militar amenaza con prolongar el conflicto, socavar el proceso político, agravar la situación humanitaria y aumentar la radicalización. Nuestro objetivo ha de ser revertir la escalada. La UE insta a Rusia a centrar sus esfuerzos en el objetivo común de lograr una solución política al conflicto. En este contexto, insta a Rusia a influir sobre el régimen sirio en favor de una reducción de los niveles de violencia y de la aplicación de medidas de fomento de la confianza, conforme a lo dispuesto en la Resolución 2139 del CSNU.

  11. La UE intensificará la diplomacia humanitaria y buscará formas de mejorar el acceso y la protección, así como de fomentar los principios humanitarios y el consenso local en cuanto a las orientaciones para la entrega de la ayuda.

  12. La UE ha incrementado significativamente su esfuerzo financiero en apoyo de los que han huido del conflicto, tanto dentro como fuera de Siria, con nuevos compromisos de ayuda humanitaria y el trabajo prolongado en apoyo de la capacidad de recuperación de los refugiados en las zonas vecinas. La UE y sus Estados miembros han facilitado ya 4.000 millones de euros en ayudas para el socorro y la asistencia a la recuperación de las personas afectadas por el conflicto dentro de Siria y a los refugiados y comunidades de acogida en los países vecinos. La UE y sus Estados miembros seguirán facilitando ayuda humanitaria a través de las Naciones Unidas, el CICR y las ONG internacionales. Al mismo tiempo, la UE incrementará su ayuda prolongada al desarrollo y la estabilización, a estos y otros socios, en particular mediante el Fondo Fiduciario Regional creado recientemente para dar respuesta a la crisis en Siria (el «Fondo Madad») que ha sido dotado ya con más de 500 millones de euros en financiación de la UE, y al que se sumarán un esfuerzo equivalente de los Estados miembros y de otros países. La UE insta a los demás países a mantener y aumentar sus propias aportaciones en respuesta a la crisis siria. El Consejo aprobó específicamente la necesidad de aumentar el nivel de cooperación y de asociación con el Líbano, Jordania y Turquía a fin de garantizar un acceso equitativo a la vivienda, la educación, la salud y los medios de subsistencia de los refugiados y sus comunidades de acogida con el apoyo de más asistencia de la UE.