Carta del presidente Donald Tusk a los miembros del Consejo Europeo sobre su propuesta de un nuevo régimen para el Reino Unido en la Unión Europea

Consejo Europeo
  • 2.2.2016
  • 12:30
  • Comunicado de prensa
  • 23/16
  • Asuntos Institucionales
2.2.2016
Contactos con la prensa

Jüri Laas
Consejero de Prensa
+32 22815523
+32 470957561

Preben Aamann
Portavoz del presidente del Consejo Europeo
+32 22815150
+32 476850543

Mantener la unidad de la Unión Europea es el mayor de los desafíos para todos nosotros y también el principal objetivo de mi mandato. Con ese espíritu presento una propuesta de un nuevo régimen para el Reino Unido en la UE, que, a mi modo de ver va realmente lejos en el intento de satisfacer todas las inquietudes planteadas por el primer ministro Cameron. El límite que no he franqueado, sin embargo, es el de los principios fundadores del proyecto europeo.

Estoy profundamente convencido de que nuestra comunidad de intereses es mucho más fuerte que lo que nos divide. Seguir o no seguir estando juntos, he ahí la cuestión que debe ser respondida no solo por el pueblo británico en referéndum, sino también por los otros 27 miembros de la Unión Europea en las dos próximas semanas.

Ha sido un proceso difícil y aún nos quedan arduas negociaciones por delante. Nada está aprobado hasta que todo está aprobado. Estoy convencido de que la propuesta constituye una buena base para llegar a una solución transaccional. No podría haber llegado a ser redactada sin la estrecha y adecuada cooperación de la Comisión Europea. Para facilitar este proceso, la Comisión realizó asimismo una serie de declaraciones que se incluyen en este plan.

Permítanme referirme a los cuatro grupos de propuestas que componen el plan.

Respecto a la gobernanza económica, el proyecto de Decisión de los jefes de Estado de la Unión establece principios para garantizar el respeto mutuo entre los Estados miembros que participan en la consolidación de la Unión Económica y Monetaria y aquellos que no lo hacen. Al actuar de este modo podemos allanar el camino a un mayor grado de integración dentro de la zona del euro salvaguardando al mismo tiempo las competencias de los Estados miembros que no pertenecen a ella.

El respeto de tales principios está respaldado por un proyecto de Decisión por la que se crea un mecanismo que, al tiempo que aporta la seguridad necesaria respecto a las inquietudes de los Estados miembros ajenos a la zona del euro, tampoco puede constituir un veto ni una dilación para la adopción de decisiones urgentes. Las condiciones exactas para activar dicho mecanismo aún están por debatir.

Respecto a la competitividad , el proyecto de Decisión de los jefes de Estado de la Unión, junto con una Declaración del Consejo Europeo más detallada y un proyecto de Declaración de la Comisión, fijará nuestro compromiso de redoblar esfuerzos para aumentar nuestra competitividad. Evaluaremos periódicamente los avances logrados en la simplificación de la legislación y en la reducción de la carga administrativa de las empresas para reducir el papeleo.

Respecto a la soberanía , el proyecto de Decisión de los jefes de Estado de la Unión reconoce que, a la luz de su situación especial a tenor de los Tratados, el Reino Unido no está comprometido en una integración política más estrecha. El proyecto refuerza asimismo el respeto del principio de subsidiariedad, y yo mismo propongo que los Estados miembros dejen de considerar el estudio de un proyecto legislativo cuando una serie de parlamentos nacionales se opongan al mismo por razones de subsidiariedad, a no ser que las inquietudes planteadas puedan solucionarse. También se subraya la importancia de respetar el régimen exclusión voluntaria inscrito en los Protocolos 21 y 22, así como las responsabilidades en materia de seguridad nacional.

Respecto a las prestaciones sociales y la libre circulación de personas, tenemos que respetar plenamente los actuales tratados, en particular los principios de libre circulación y de no discriminación. Por ello la solución propuesta para atender las preocupaciones del Reino Unido se basa en aclarar la interpretación de las normas actuales, inclusive mediante un proyecto de Declaración de la Comisión en relación con una serie de cuestiones que abordan un mejor modo de combatir los abusos derivados de la libre circulación.

En particular, el proyecto de Decisión de los jefes de Estado de la Unión señala la intención de la Comisión de proponer cambios en la legislación de la Unión Europea respecto a la exportación de las prestaciones por hijos y la creación de mecanismos de salvaguardia para responder a situaciones excepcionales de afluencia de trabajadores procedentes de otros Estados miembros. Un proyecto de Declaración de la Comisión se ocupará también de este mecanismo. Este planteamiento, así como la duración exacta de la aplicación del citado mecanismo, deberán ser debatidos a nuestro nivel.

La mayor parte del contenido de la propuesta adopta la forma de una Decisión vinculante de los jefes de Estado o de Gobierno. También deberemos estar dispuestos a abordar la posible incorporación del contenido de unos pocos de los elementos cubiertos por la citada Decisión en los Tratados en el momento de su próxima revisión.

Nuestros sherpas y representantes permanentes se reunirán el viernes de esta semana para mantener el primer debate sobre la propuesta. El objetivo claro es conseguir un acuerdo de los 28 con vistas al Consejo Europeo de febrero. Para conseguirlo todos deberemos ceder algo. Si fracasamos comprometeremos nuestro futuro común.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo

Elementos de la propuesta