El Consejo adopta la Directiva relativa al registro de nombres de los pasajeros (PNR)

Consejo de la UE
  • 21.4.2016
  • 13:10
  • Comunicado de prensa
  • 176/16
  • Asuntos de Interior
21.4.2016

El 21 de abril de 2016 el Consejo adoptó una Directiva relativa a la utilización de datos del registro de nombres de los pasajeros (PNR) para la prevención, detección, investigación y enjuiciamiento de los delitos de terrorismo y de la delincuencia grave.

La Directiva tiene por objeto regular la transferencia, de las compañías aéreas a los Estados miembros, de datos PNR de los pasajeros de vuelos internacionales, así como el tratamiento de estos datos por las autoridades competentes. La Directiva establece que los datos PNR recogidos solo podrán ser tratados para la prevención, detección, investigación y enjuiciamiento de delitos terroristas y delitos graves.

Con arreglo a la nueva Directiva, las compañías aéreas tendrán la obligación de facilitar a las autoridades de los Estados miembros los datos PNR de los vuelos que entren en la UE o salgan de esta. También permitirá, aunque no será obligatorio, que los Estados miembros recopilen los datos PNR sobre vuelos interiores de la UE seleccionados. No obstante, teniendo en cuenta la situación actual de la seguridad en Europa, todos los Estados miembros han declarado que, a más tardar en la fecha de transposición de la Directiva, aprovecharán plenamente la posibilidad prevista en el artículo 2 de incluir también dichos vuelos.

Cada Estado miembro deberá asimismo crear la denominada «Unidad de Información sobre los Pasajeros», que recibirá los datos PNR de las compañías aéreas.

La nueva normativa establece una norma de la UE para el uso de tales datos e incluye disposiciones sobre:

  • los fines para los que pueden tratarse los datos PNR en el contexto de la aplicación de las leyes (evaluación previa a la llegada de los pasajeros en comparación con criterios de riesgo predeterminados o para identificar a determinadas personas; utilización en investigaciones o enjuiciamientos específicos; aportación en la elaboración de criterios de evaluación de riesgos);
  • el intercambio de tales datos entre los Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países;
  • la conservación (los datos se conservarán inicialmente durante seis meses, después de lo cual se enmascararán y conservarán durante otros cuatro años y medio, con un estricto procedimiento de acceso a la totalidad de los datos);
  • protocolos y formatos de datos comunes para la transferencia de datos PNR desde las compañías aéreas a las Unidades de Información sobre los Pasajeros; y
  • garantías sólidas en lo que se refiere a la protección de la intimidad y los datos personales, incluida la función de las autoridades naciones de control y el nombramiento obligatorio de un responsable de la protección de datos en cada Unidad de Información sobre los Pasajeros.

Antecedentes

Los datos PNR ya se conservan actualmente en los sistemas de reservas de las compañías aéreas. Se trata de los datos que facilitan los pasajeros a las compañías al reservar un vuelo y al facturar. Los datos PNR incluyen el nombre, las fechas del viaje, el itinerario, la información del billete, los datos de contacto, la agencia de viajes en la que se reservó el vuelo, el medio de pago utilizado, el número de asiento e información sobre el equipaje.

La utilización de estos datos por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad de los Estados miembros en casos específicos no es nueva: varios Estados miembros ya utilizan datos PNR con fines policiales, bien sobre la base de legislación específica, bien de competencias jurídicas generales. La recogida y utilización de datos PNR ha sido fundamental en la lucha contra determinados delitos transfronterizos, como el narcotráfico o la trata de personas, en particular, de niños. Sin embargo, todavía no existe un enfoque común en toda la UE.

El Reino Unido e Irlanda han decidido participar en esta Directiva. Dinamarca no participa.

Siguientes etapas

Los Estados miembros dispondrán de dos años para aplicar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en la Directiva.