Código de fronteras Schengen: el Consejo adopta un Reglamento para reforzar los controles en las fronteras exteriores

Consejo de la UE
  • 7.3.2017
  • 10:40
  • Comunicado de prensa
  • 113/17
  • Asuntos de Interior
7.3.2017
Contactos con la prensa

Verónica Huertas Cerdeira
Consejera de prensa (Asuntos de Interior; Coordinación de la lucha contra el terrorismo)
+32 22814548
+32 470882199

El 7 de marzo de 2017, el Consejo ha adoptado un Reglamento por el que se modifica el Código de fronteras Schengen para reforzar los controles mediante la comprobación en las bases de datos pertinentes en las fronteras exteriores.

«El refuerzo de los controles en nuestras fronteras exteriores es una herramienta importante para luchar contra la amenaza terrorista en Europa y mejorar la seguridad de nuestros ciudadanos. Los controles sistemáticos en las fronteras exteriores nos servirán para hacer frente a posibles riesgos para la seguridad interna, en particular los que plantean los combatientes terroristas extranjeros retornados».

Carmelo Abela, ministro del Interior y de Seguridad Nacional de Malta

La modificación obliga a los Estados miembros a llevar a cabo controles sistemáticos, mediante la comprobación en las bases de datos pertinentes, de todas las personas, incluidas aquellas que disfrutan del derecho a la libre circulación conforme al Derecho de la Unión (es decir, los ciudadanos de la UE y los miembros de sus familias que no sean ciudadanos de la UE) cuando crucen las fronteras exteriores. Entre las bases de datos en las cuales se realizarán las comprobaciones figuran el Sistema de Información de Schengen (SIS) y la base de datos de Interpol sobre documentos de viaje robados y perdidos. Los controles también permitirán a los Estados miembros verificar que esas personas no representan una amenaza para el orden público, la seguridad interior o la salud pública. Esta obligación será de aplicación en todas las fronteras exteriores (aéreas, marítimas y terrestres), tanto a la entrada como a la salida.

No obstante, cuando la consulta sistemática de las bases de datos pueda tener un efecto desproporcionado en el tráfico en una frontera marítima o terrestre, los Estados miembros podrán llevar a cabo únicamente comprobaciones específicas en las bases de datos, siempre que esto no genere riesgos relacionados con la seguridad interior, el orden público o las relaciones internacionales de los Estados miembros, ni suponga una amenaza para la salud pública.

En lo que se refiere a las fronteras aéreas, los Estados miembros únicamente podrán llevar a cabo comprobaciones específicas en las bases de datos durante un periodo transitorio de seis meses a partir de la entrada en vigor del Reglamento. Este plazo podrá ampliarse hasta un máximo de dieciocho meses en circunstancias excepcionales y casos concretos en los que existan dificultades infraestructurales que exijan un periodo más largo de tiempo para realizar los cambios necesarios.

Siguientes etapas

El Consejo y el Parlamento Europeo deben ahora firmar el Reglamento adoptado. El texto firmado se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor veinte días después.

Antecedentes

La Comisión Europea presentó este Reglamento por el que se modifica el Código de fronteras Schengen en diciembre de 2015. Constituye una respuesta al incremento de la amenaza terrorista y al llamamiento del Consejo, en sus Conclusiones de los días 9 y 20 de noviembre de 2015, para que se lleve a cabo una revisión específica del Código de fronteras Schengen en el marco de la respuesta al fenómeno de los combatientes terroristas extranjeros.

Aunque los Estados miembros ya están obligados a realizar un control sistemático de los nacionales de terceros países mediante la consulta de todas las bases de datos en el momento de la entrada por motivos de orden público y seguridad interior, la normativa actual no exige que dicho control se lleve a cabo en el momento de la salida. Además, las personas que disfrutan del derecho a la libre circulación son objeto de una inspección mínima para determinar su identidad. Esta modificación armonizará las obligaciones para que se lleven a cabo controles sistemáticos, tanto a la entrada como a la salida, de los nacionales de terceros países, así como de las personas que disfrutan de derecho a la libre circulación.

La modificación prevé que se incremente el uso del Sistema de Información de Schengen, de la base de datos de Interpol sobre documentos de viaje robados y perdidos y de las bases de datos nacionales para mejorar la seguridad de la UE y de sus ciudadanos.