Utilizamos cookies para brindarle la mejor navegación por nuestra sede electrónica. Para más información consulte el enlace cómo utilizamos las cookies y cómo cambiar los ajustes.

Cooperación judicial

Facilitar la vida a los ciudadanos: una Europa de la ley y la justicia

 

Eurojust

La creación de Eurojust en 2002 constituye un hito en la aceleración del proceso de cooperación judicial decidida por el Consejo Europeo de Tampere en 1999. La orden de detención europea, creada asimismo en 2002 mediante una decisión marco del Consejo, supone un avance importante en la constitución de herramientas europeas eficaces de cooperación. El Programa de Estocolmo prosigue el desarrollo de ese acervo:


■ Fomentar la aplicación del reconocimiento mutuo

 

En materia penal, todos los instrumentos de obtención de pruebas serán sustituidos por un sistema general, que comprenderá en la medida de lo posible todos los tipos de pruebas, establecerá plazos de ejecución y limitará los motivos de denegación.

Por otra parte, el Tratado de Lisboa permite la creación de una Fiscalía Europea a partir de Eurojust.
Se ampliará el reconocimiento mutuo.

En el ámbito de la cooperación judicial, la Decisión del Consejo de diciembre de 2008, por la que se refuerza Eurojust, ofrece la posibilidad de seguir desarrollando Eurojust en los próximos años, especialmente en lo relativo a la apertura de investigaciones y la resolución de conflictos de competencia. Por otra parte, el Tratado de Lisboa permite la creación de una Fiscalía Europea a partir de Eurojust.
En materia civil, el proceso de supresión de las medidas intermedias (el exequátur) continúa durante el período cubierto por el Programa de Estocolmo. Este proceso irá acompañado de una serie de salvaguardias, entre ellas las relativas al Derecho procesal, así como, en su caso, de reglas para la determinación de la ley aplicable en ámbitos importantes de la vida del ciudadano, como por ejemplo en materia de divorcio. El reconocimiento mutuo se está ampliando también a otros ámbitos fundamentales, por ejemplo la sucesión y los testamentos, el régimen matrimonial y las consecuencias patrimoniales en caso de separación de las parejas, al tiempo que se toman en consideración las características específicas de los ordenamientos jurídicos de los Estados miembros.

 

 

■ Reforzar la confianza mutua

La Unión apoya los esfuerzos de los Estados miembros para mejorar la eficiencia de sus sistemas judiciales fomentando el intercambio de prácticas idóneas y el desarrollo de proyectos innovadores relativos a la modernización de la justicia. Ello requiere, en particular, la formación y el desarrollo de redes de altos funcionarios y magistrados.

 

■ Desarrollar un conjunto básico de normas mínimas comunes

En materia penal, las infracciones especialmente graves que tengan una dimensión transfronteriza serán objeto de una tipificación común y de niveles mínimos comunes de sanciones máximas. Se dará prioridad a la lucha contra el terrorismo, la trata de seres humanos, el tráfico ilícito de estupefacientes, la explotación sexual de mujeres y niños y la pornografía infantil, así como a los delitos informáticos.
En Derecho civil, la supresión del exequátur irá acompañada de una serie de garantías, especialmente cuando se trate de sentencias dictadas en rebeldía, que podrán ser, en particular, medidas de Derecho procesal así como normas sobre conflicto de leyes (por ejemplo, la notificación y el traslado de documentos, o el derecho de recurrir contra una decisión que deba reconocerse).

 

■ Las nuevas tecnologías al servicio del ciudadano y de la justicia

El portal europeo de justicia en red constituirá un punto de entrada único.

El portal europeo de justicia en red constituirá un punto de entrada único, que permitirá tanto al ciudadano como a los profesionales del Derecho acceder a toda información útil y a determinadas funcionalidades específicas. Ello facilitará el acceso del ciudadano a la justicia y, por otra parte, aportará un apoyo a la actividad económica. Se fomentará la utilización de la videoconferencia, por ejemplo, para ahorrar a las víctimas desplazamientos que puedan ser difíciles. Respetando las normas de protección de datos, algunos registros nacionales se irán interconectando gradualmente (por ejemplo, los registros de quiebras). Algunos procedimientos transfronterizos europeos y nacionales (por ejemplo, el requerimiento europeo de pago) podrán tratarse en línea. El sistema de la justicia en red se gestionará de manera descentralizada, aunque aprovechando una cierta coordinación a nivel europeo.


■ Aumento de la presencia internacional de la Unión 

En Derecho civil, la Unión Europea, gracias a su pertenencia a la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado, promueve de forma activa la ratificación de los convenios por el mayor número de países posible. En Derecho penal, la Unión promueve activamente entre los países asociados el mayor número posible de adhesiones a los convenios más pertinentes y ofrece a otros Estados tanta ayuda como sea posible con vistas a la aplicación apropiada de los instrumentos.
Las instituciones de la Unión velan por la coherencia entre el Derecho de la Unión y el orden jurídico internacional. Conviene especialmente lograr la mayor sinergia posible con la labor del Consejo de Europa.